Connect with us

Sin categoría

Siete de cada diez personas sufren malestares psicológicos por el aislamiento

Publicado

on

Siete de cada diez personas experimentaron algún malestar psicológico -como ansiedad, desánimo o insomnio- desde el inicio del aislamiento, pero solo entre un 5 y un 8% recurre a un profesional, mientras “resulta preocupante” el uso del alcohol o de alguna medicación para atenuar esos síntomas, según un relevamiento de la facultad de Psicología de la UBA conocido este martes.

El relevamiento se compone de dos muestras censales tomadas a 2.631 personas entre el 27 y el 31 de marzo pasado, a 7 días del inicio del aislamiento, y a 2.068 personas entre el 8 y el 12 de mayo. El fin del estudio consistió en comparar el estado psicológico de la población entre ambas fechas.

Dentro de los que recurren a la medicación para atenuar sus malestar psicológico, se observó “un incremento asociado a la duración del aislamiento, en el primer grupo censal era de 54,38% y en el segundo del 72,30”. También las alteraciones del sueño fue medida entre los dos grupos censales relevados por la UBA.

La encuesta concluyó que en promedio ente ambos grupos, el 75% de los participantes presentaban alteraciones, lo cual “es uno de los síntomas más frecuentes tanto en los trastornos de ansiedad como en la depresión, mientras que la disminución de la actividad física y la menor exposición a la luz solar en las grandes urbes alteran los ciclos del sueño”

En el primer grupo, el dormir mas horas de lo habitual “es la alteración más frecuente”, mientras que en el segundo grupo el insomnio es el más habitual. “Dormir más de lo habitual es considerado un síntoma depresivo atípico que suele acompañarse de falta de interés por el mundo externo y baja autoestima. La huida al mundo del sueño parece ser un recurso frente a la frustración de la vida en cuarentena”, precisó el estudio en sus conclusiones.

Por otra parte, el insomnio “es la típica alteración del sueño en los trastornos depresivos y también puede estar asociado a preocupaciones acerca del curso de los eventos, la repercusión financiera, el desorden en los horarios, la dieta, siestas e innumerables factores alterados por este cambio en los hábitos y rutinas de las personas”.

En tanto, más de la mitad de la población relevada “no realiza ninguna de las actividades que se consideran saludables: actividad física, meditación, práctica religiosa o yoga” y sí se observa una tendencia a la disminución entre el segundo grupo censal con el primero.

Los profesionales encargados del relevamiento concluyeron frente a este dato que “las conductas saludables permiten tolerar la cuarentena, amortiguando su impacto en el malestar psicológico”“Que una minoría de la población recurra a estos factores protectores y que este hecho se acentúe con la duración de la cuarentena son predictores de un mayor impacto psicológico, y en la salud general”, subrayaron.

El trabajo destaca además que el consumo de alcohol “se incrementa” con la duración de la cuarentena pero que no se observa lo mismo “con respecto al tabaco o las drogas ilegales”. Para la facultad de psicología de la UBA, el estudio demuestra la relevancia de los factores psicológicos en los dos meses de aislamiento y promueven que salvar vidas “debe incluir el impacto psicológico” de las personas.

“El incremento del malestar psicológico puede a su vez aumentar el consumo de alcohol u otras conductas de riesgo para sí o para terceros” aseguraron los profesionales de Psicología y destacaron que el “cumplimiento de la cuarentena a mediano plazo depende de la comprensión y capacidad de regulación emocional que tengan las personas”.

Crónica

Total Page Visits: 5 - Today Page Visits: 1
Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sin categoría

Estados Unidos: preocupación por otra muerte a causa de la ameba “come cerebros”

Publicado

on

Por

Esta extraña ameba se encuentra en algunos espejos de agua de dulce templada. En todo el territorio estadounidense sólo se reportaron 143 infectados.

El Departamento de Salud de Florida (DOH, por sus siglas en inglés) confirmó una nueva muerte causada por la ameba microscópica unicelular Naegleria fowleri, que infecta y destruye el cerebro.

Se tienen datos de esta extraña ameba desde 1962, y en más de 50 años sólo se reportaron 37 casos en la Florida.

La Naegleria fowleri se encuentra en el agua dulce templada como lagos, ríos y estanques. El DOH advirtió a las personas que nadan en ese tipo de lugares que sean conscientes de que existe la posibilidad de que haya presencia de esta peligrosa ameba, principalmente cuando el agua está tibia.

“Los efectos adversos para la salud en los humanos se pueden prevenir evitando el contacto nasal con las aguas, ya que la ameba ingresa a través de las fosas nasales”, explicó el DOH.

El DOH recomendó a las personas que eviten sumergirse en fuentes de agua dulce que este cerca de centrales eléctricas y en espejos de agua poco profundas durante los períodos de alta temperatura. Además mantener la nariz tapada cuando estén en nadando en esos lugares.

Por su parte en todo el territorio de Estados Unidos se han registrado 143 casos infectados con la ameba, y solo 4 lograron sobrevivir, según comunicó el Departamento de Salud de Florida.

Durante el año 2019 una nena de 10, oriunda de Texas, falleció una semana después de bañarse en el río Brazos y el lago Whitney. Le pequeña comenzó a sufrir dolor de cabeza y fiebre, y se le diagnosticó una meningoencefalitis amebiana primaria que la dejó en coma y a los pocos días internada falleció.

Total Page Visits: 5 - Today Page Visits: 1
Seguir leyendo

Sin categoría

La industria está nuevamente en marcha, con un nivel de actividad de entre 20% y 80%

Publicado

on

Las producción industrial del país está nuevamente en marcha a pesar del aislamiento, luego de que la región metropolitana de Buenos Aires, el Gran Rosario, el Gran Córdoba y otros centros urbanos retomaran de manera parcial sus actividades fabriles en las últimas semanas.

Este retorno a la actividad representa un funcionamiento mínimo del orden del 20 por ciento en los establecimientos industriales de Neuquén hasta un máximo en torno al 80 por ciento en provincias como Santa Fe, Entre Ríos y Tierra del Fuego, según informaron las administraciones locales a la agencia Télam.

La actividad industrial de la provincia de Buenos Aires aporta el 51,5 por ciento del total del país con 18.276 plantas que emplean a 408.512 personas y en este momento el 40 por ciento de ese universo pudo retomar sus tareas, precisaron desde el Ministerio de Producción bonaerense.

Desde el inicio del aislamiento, quedaron exceptuadas por ser actividad esencial alrededor de 6.500 industrias bonaerenses a las que se sumaron comercios y alrededor de 470 industrias más en las últimas semanas, con el compromiso de que todos estos espacios laborales deben encargarse de transportar a sus empleados hasta su lugar de trabajo y cumplir con los protocolos establecidos.

En Santa Fe, el ministro de Producción, Daniel Costamagna, informó que “más del 80% de la capacidad industrial de la provincia de Santa Fe está en marcha”, mientras que el secretario de Industria, Claudio Mossuz, explicó que “muchas empresas pymes están trabajando, pero ese número alcanza a un 80 por ciento”.

Así, un total de 3.110 industrias de la provincia presentaron los protocolos obligatorios para regresar a la actividad, lo que implica que, considerando el conjunto de las actividades económicas, 270.569 trabajadores ya están operativos en Santa Fe, de los cuales 265.906 pertenecen a la actividad privada y 4.663 a la administración pública.

En Mendoza, en el sector metalmecánico la capacidad utilizada en la actualidad no supera el 30 por ciento, según dijo a Télam el vicepresidente de la Asociacion Industriales de Metalmecanica (Asinmet), Julio Totero.

En lo que respecta al sector de la construcción, la Unión Comercial e Industrial de Mendoza señaó que “con la obra pública prácticamente parada, hay un 50 por ciento de mano de obra ociosa”.

En tanto, Alberto Carletti, presidente de la Federación Económica de Mendoza (FEM), dijo a Télam que “la mayor parte de la actividad productiva de Mendoza es considerada esencial, por lo que prácticamente todo siguió funcionando”.

En Neuquén, la actividad hidrocarburífera se reactivó entre 20 y 30 por ciento, incluida la formación de yacimientos no convencionales de Vaca Muerta, según voceros del sindicato petrolero, al tiempo que se reanudó la producción de combustibles en la destilería de YPF de Plaza Huincul.

En San Luis y según estimaciones del ministro de Producción local, Juan Lavandeira, la industria se ha reactivado en un 66 por ciento, aunque para la Cámara fabril puntana la cuenta es otra y no alcanza al 50 por ciento.

En la Patagonia, el ministro de producción de Chubut, Leandro Cavaco, informó hoy a Télam que “la industria está habilitada a pleno, salvo excepciones”, pero “eso no quiere decir que la industria esté a pleno de su capacidad”.

En Chubut, la empresa Aluar de aluminio, en Puerto Madryn, está operando por debajo del 50 por ciento, y se verifica poca actividad en las plantas procesadoras de pesca, debido a que la temporada de calamar terminó y la de langostino recién comienza.

Los especialistas consultados por Télam coincidieron en señalar que que la industria más golpeada en Chubut fue la textil sintética, mientras que las barracas que tienen a la lana como materia prima tienen un nivel de ocupación cercano al 70 por ciento.

En Entre Ríos el panorama parece más optimista: el ministro de Producción, Turismo y Desarrollo Económico, Juan José Bahillo, detalló que “el 90 por ciento de las empresas de los parques industriales están trabajando, y un 75 por ciento fuera, por lo que está activo un 85 por ciento” de la industria.

“Un promedio del 82 por ciento de la actividad industrial ya inició, con unos 28.000 puestos de trabajo”, dijo el ministro y agregó que otras actividades que buscan habilitarse “presentaron protocolos de funcionamiento” que están en evaluación.

En La Pampa, el gobernador, Sergio Ziliotto, habilitó la actividad en la industria salinera y harinera, además de la obra privada que ya estaba en marcha y permitió que unos 3 mil trabajadores retomaran su actividad laboral, mientras se estima que en unos 10 días más la actividad industrial se normalizará.

Por su parte, el ministerio de Desarrollo Productivo de Tucumán informó que la actividad industrial está en pleno funcionamiento, especialmente la zafra azucarera y el sector citrícola, mientras otras empresas que están operativas, y se destacan por el nivel de producción, son Scania, Alpargatas y Hormeco. También se habilitaron industrias que fabrican vidrio y productos químicos, y frigoríficos.

En Jujuy, la provincia más activa en la habilitación de actividades durante el aislamiento, las industrias están funcionando a un ritmo que “no supera el 50 o 60 por ciento de sus capacidades”, aunque algunos rubros como la siderurgia “están paralizados”, dijo hoy a Télam el presidente de la Unión Industrial de Jujuy (UEJ), Nilo Carrión.

La industria tabacalera “está comenzado con la preparación del suelo , así como la actividad citrícola y el grano”, señaló a Télam el delegado provincial de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE), Alfredo Yusgra, quien agregó que “la mayoría de los trabajadores depende de esta actividad y son entre 15 mil y 16 mil” en el campo.

Por último, en Tierra del Fuego la totalidad de las industrias electrónicas, autopartistas y textiles volvieron a producir: el Polo Industrial Fueguino reabrió en dos fases, mientras que las plantas producen en tres turnos diarios de cinco horas, con el 30 por ciento de sus empleados distanciados cada 2 metros.

“Salvo excepciones, los operativos se cumplen y hacemos un balance positivo del retorno a la actividad”, afirmó la ministra de Producción fueguina”, Sonia Castiglione, en dialogo con Télam.

Total Page Visits: 5 - Today Page Visits: 1
Seguir leyendo

Sin categoría

Estiman que a fines de 2020 habrá 756 mil nuevos pobres entre niños y adolescentes por la pandemia

Publicado

on

A fines de 2020, unos 756.000 niños, niñas y adolescentes (NNYA) más habrán caído en situación de pobreza en el país, en relación al último semestre del año anterior, por la pandemia de coronavirus, según las proyecciones que forman parte del informe presentado hoy por Unicef, basado en las estimaciones de caída del PBI y de la Encuesta Permanente de Hogares.

La organización también hizo un llamado a las autoridades para que “fortalezcan las políticas de protección social”, a poco de cumplirse 80 días de conocerse el primer caso de la Covid-19 en Argentina, y a dos meses de implementarse en el país el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

En el marco de una teleconferencia de prensa de la que participó una treintena de periodistas de todo el país, Unicef alertó sobre el crecimiento de la pobreza infantil monetaria en Argentina, que en el segundo semestre de 2019 afectaba al 53% de los NNYA y podría escalar al 58,6% hacia fines de 2020; mientras que la pobreza extrema treparía del 14,1 al 16,3% en el mismo período.

“La idea es saber lo que está pasando y pensar en lo que va a pasar con NNYA en el país, para informar las decisiones y concientizar a toda la población”, aseguró la representante de Unicef en Argentina, Luisa Brumana.

El estudio “Efectos del COVID-19 sobre la pobreza infantil y la desigualdad en Argentina” plantea que, de cumplirse una caída del PBI esperada de 5,7 puntos (FMI), la cantidad de NNYA pobres pasaría de 7 millones en 2019 a 7,7 millones hacia finales de 2020; y aquellos que se encuentran en situación de pobreza extrema aumentarían de 1,8 a 2,1 millones.

“Dentro de los más de 700 mil niños adicionales que entrarían en una situación de pobreza, 400.000 residirán en hogares que no cubren una canasta básica alimentaria, es decir, la peor de las situaciones en términos de bienestar y de respeto a sus derechos”, aseguró Sebastian Waisgrais, especialista en Inclusión Social de Unicef.

Por otro lado, el análisis muestra que la pobreza aumenta significativamente cuando los NNYA residen en hogares donde la persona adulta de referencia está desocupada (94,4%), con un trabajo informal (83,9%), con bajo clima educativo (92,9%), migrantes internacionales (70,8%) o con jefatura femenina (67,5%).

“Con relación a las regiones, el NOA y el Gran Buenos Aires son aquellas donde la incidencia del aumento de la pobreza es mayor”, dijo Waisrais.

Además, si la vivienda está localizada en una villa o en barrios populares, la pobreza alcanzará a fines de 2020 a 9 de cada 10 niñas y niños, situación que a fines de 2019 afectaba a 7 de cada 10.

“El COVID-19 impacta con más fuerza en las poblaciones vulnerables, amplía las brechas de inequidad que ya había en el país y aumenta los niveles de pobreza entre NNYA, las víctimas ocultas de la pandemia”, señaló Brumana.

Unicef recordó que el Estado nacional destina 2 puntos del PIB a mitigar los efectos de la pobreza monetaria mediante programas de transferencias directas a familias con NNyA, y que el presupuesto social asignado a la pandemia se incrementó de 514 a 650 mil millones de pesos.

“Si se consideran medidas laborales y productivas son 3 puntos de PIB.¿Es relevante? Sí. ¿Es suficiente? No”, concluyó Waisrais.

Ante este panorama, UNICEF planteó tres recomendaciones: aumentar el poder adquisitivo de la Asignación Universal por Hijo (AUH); ampliar la base de los programas de protección social -como la AUH, la Asignación por Embarazo y la Tarjeta Alimentar- y eliminar las condicionalidades; e implementar políticas específicas para atender a las poblaciones con múltiples vulnerabilidades.

“Proponemos que se extienda al menos hasta el fin de 2020 el cobro del bono extraordinario de 3.103 pesos para los titulares de la AUH y la asignación por embarazo: así los NNYA que están en pobreza extrema la podrán superar, con una inversión de sólo el 0,25% del PBI”, dijo Olga Isaza, representante adjunta de Unicef.

Por otro lado, Isaza alertó que ya antes de la pandemia había “500 mil NNYA con rezagos en el pago de las AUH por no poder acreditar las condicionalidades” de escolaridad y controles de salud y pidió que éstas “dejen de ser punitivas” para que “si las familias no presentan los certificados, se le pague igual el 100% o que se eliminen” esos requisitos.

Un mes atrás, Unicef presentó al presidente Alberto Fernández los primeros resultados del estudio “Impacto de la pandemia y las medidas adoptadas por el gobierno sobre la vida cotidiana de niñas, niños y adolescentes”, que reveló que el 59% de los hogares perciben menos ingresos y en el 31% se dejó de comprar algún alimento por no tener dinero.

 

 

TÉLAM

Total Page Visits: 5 - Today Page Visits: 1
Seguir leyendo

Tendencias