Connect with us

Economia

Fernanda Raverta no descarta el IFE 4 y analiza que la Anses tenga su banco social: “El Estado va a seguir estando presente”

Publicado

on

La titular de la Anses analizó el rol del Estado en la cuarentena y adelantó lo que vendrá en la post pandemia. “El objetivo es mejorar las jubilaciones, pensiones, asignaciones familiares y la AUH”.

Llegó a la Anses hace casi tres meses en reemplazo de Alejandro Vanoli. Tomó el organismo en medio de la cuarentena y con la necesidad de seguir volcando recursos a los sectores más postergados. Hoy nueve millones de personas reciben el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que continuará en agosto y que podría seguir si el confinamiento se extiende. La post pandemia necesitará un Estado presente. Sin esta ayuda será difícil imaginar una salida real para los más afectados por el coronavirus. ¿Vuelve la tarjeta Argenta? ¿Habrá nuevos créditos desde la Anses para reactivar el consumo? ¿Será posible crear un banco social desde el organismo para asistir a quienes la banca privada excluye? “El Presidente ya definió extender un tercer pago del IFE y nosotros ya estamos pensando cómo vamos a seguir después de eso. Buscamos el mejor instrumento para aplicar en un contexto económico difícil”, anticipa.

La directora de la Administación Nacional de Seguridad Social, Fernada Raverta, recibió a minutouno.com para dilucidar cómo podría ser el camino cuando la pandemia pase. Además, tiene en sus manos el proyecto de ley de la nueva fórmula jubilatoria que debatirá el Congreso para dejar definitivamente atrás la que se aprobó bajo corridas, detenciones, balas de goma y gases en 2017: “El Presidente extendió el decreto para los aumentos hasta fin de año. Eso nos da tiempo para debatir bien la nueva ley que sin duda deberá tener consenso para generar la mejor fórmula posible. El objetivo es mejorar el ingreso de las jubilaciones y pensiones, asignaciones familiares y la AUH. Nunca se me ocurriría presentar una fórmula regresiva o con ajustes”, definió.

¿Crees que va a ser necesario seguir manteniendo el IFE más allá de agosto por el contexto que estamos viviendo, con una pandemia que sigue afectando al país?

Ya estamos pensando como sigue aunque hoy no tenemos precisiones. El IFE arrancó como una medida excepcional por única vez para las familias que no tuvieron ingresos estables. Con el tiempo de la pandemia se pensó un segundo pago donde decidimos bancarizar a todos los que no tenían un CBU. Ahora vendrá el tercer pago por decisión de Alberto. EL estado va a seguir estando presente con la mejor herramienta que podamos aplicar. Cuál será, hoy no lo sabemos. Puede ser un IFE cuatro o de otra forma. Estamos analizando el impacto. Este ingreso no sólo llega a la persona que lo cobra, sino que además impacta en la economía con 90 mil millones de pesos que se gastan en negocios de proximidad. De alguna forma seguiremos presentes.

Hubo personas que recibieron el IFE y que invirtieron ese dinero en algún emprendimiento personal. ¿Esta nueva etapa puede apuntar en ese sentido?

Vamos a necesitar una mirada más institucional y más integral. La pandemia puso en relieve la desigualdad de Argentina. La post pandemia requiere un esfuerzo y una inteligencia común de los distintos organismos. Pensar en pequeña obra pública para lograr por un lado terminar con la precariedad habitacional de no tener agua potable, invertir en infraestructura urbana para además generar puestos de trabajo y poner en marcha la economía. Además resolver un tema habitacional de la Argentina. Entonces ahí tenés el Ministerio de la Vivienda y el de Desarrollo Productivo. Debemos ser inteligentes con políticas públicas que abarquen varios factores. Ese es el desafío.

Y en la post pandemia desde la ANSES ¿qué plan diagramás?¿ La vuelta de algunos programas como la tarjeta Argenta o de viviendas?

Uno de los ejes será la creación de puestos de trabajo. Ahí tenemos que poner sobre la mesa el Plan Procrear que además de lograr el sueño de la casa propia genera trabajo a partir de la construcción. Por otro lado, generar líneas de crédito para el consumo. Durante el gobierno de Macri las familias se endeudaban para pagar comidas o servicios. Antes de eso la tarjeta Argenta se usaba para ir a conocer las Cataratas o comprar una computadora para los nietos. Debemos pensar el consumo en base a eso, para poner la idea del crédito al consumo de bienes para desarrollar la economía nacional. En estos tiempos todos necesitaron de alguna forma del Estado. Estamos de acuerdo de que el Estado tiene que intervenir para que nos desarrollemos y podamos crecer.

Hablas de créditos y de la intervención del Estado. La banca privada no aportó mucho en estos meses. ¿Imaginas un banco de Anses?

Hay un proyecto histórico del organismo de hacer un banco social, pero la verdad es que en este contexto todavía no estamos analizando esa posibilidad. Sí con nuestra política de inclusión tuvimos un trabajo para que todos y todas tuvieran acceso a un CBU que es una cuestión de derecho básica. Nuestro enorme desafío es ampliar la inclusión pero con qué proyecto vamos en el día a día.

¿Cómo viene el proyecto de la nueva fórmula jubilatoria?

El decreto está vigente hasta fin de año. Nos da tiempo para discutir una nueva fórmula hasta fin de año en el Congreso donde están representadas todas las fuerzas políticas. Nosotros somos parte de esa discusión como integrantes del Poder Ejecutivo. Estamos discutiendo y generando las bases y las condiciones para pensar en la mejor fórmula posible. La propuesta la tenemos que trabajar con el Ministerio de Economía y de Trabajo. Cuando tengamos una síntesis correcta que creamos sea la mejor la presentaremos en el Congreso para que haya consenso y podamos implementarla. La meta no es otra que mejorar el ingreso de las jubilaciones y pensiones. Tener previsibilidad de lo que vamos a pagar.

El Ministro Guzmán mencionó que algunos bonistas presionan con el recorte de las jubilaciones…

Nosotros queremos mejorar la calidad de vida de los jubilados y jubiladas. Es nuestro objetivo. Nunca seríamos regresivos. Esa población debe ser abrazada y contenida por una política de Estado. Nuestro desafío es mejorar su capacidad de compra y su calidad de vida.

Desde la oposición critican el actual decreto de aumento jubilatorio, ¿cómo lo toman?

Gobernaron cuatro años y los jubilados perdieron con la inflación veinticuatro puntos de capacidad de compra en los últimos seis meses del gobierno de Macri. Los que critican demostraron no hace tanto tiempo que sus decisiones no fueron a favor de los jubilados y jubiladas. Deberían ser prolijos para opinar porque sus medidas hicieron que la economía en la argentina no creciera, que a las familias argentinas les alcanzará cada vez menos el salario, que el sistema productivo se detuviera. Estamos en democracia y pueden opinar, desde ya, ahora las críticas vienen de un sector que gobernó hasta diciembre y generó retroceso en términos de haberes jubilatorios.

En los últimos días se habló mucho del fuego amigo dentro del Gobierno. Venís de un sector más ligado a la Campora que está dentro de una coalición de gobierno…

Tenemos el enorme desafío de poner a la Argentina de pie atravesando un tiempo de complejidad que no nos hubiésemos imaginado nunca. Podemos recordar crisis institucionales, económicas, crisis sociales, políticas, ahora crisis sanitarias no tenemos memoria. Por eso el esfuerzo que tenemos que hacer es atravesar este tiempo. Esto requiere de la mirada de cada uno de los integrantes de esta coalición. Se construyó una expresión electoral que nos permitió ganar las elecciones y que ahora es una coalición de gobierno en donde todas las miradas tienen que ser tenidas en cuenta. Y ser tenidas en cuenta es integrarlas en una síntesis común. No hay manera de sobrevivir a la pandemia si no ponemos lo mejor de cada uno. Eso marca que lo que pongo yo es distinto a lo que pone el de al lado. Pero en esa diversidad de aportes y miradas vamos a construir la mejor síntesis posible para atravesar este tiempo y poner al país de pie después de la pandemia. Todas las opiniones son necesarias.

Y los sectores que plantean la pelea o imposiciones de Cristina a Alberto…

No sé si son sectores. Para mí son medios masivos de comunicación y es bien distinto.

Total Page Visits: 178 - Today Page Visits: 2
Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economia

Presión inflacionaria: la suba de los alimentos ya ronda el 3 por ciento en enero

Publicado

on

Por

Las consultoras empiezan a medir lo que fueron los precios en la primera quincena y señalan que los valores se aceleraron. Diciembre, con 4%, fue el mes con más suba en un 2020 que totalizó un 36,1 por ciento anual

Uno de los principales conflictos que tiene el Gobierno para intentar empujar a la baja la inflación es contener el alza de los alimentos y bebidas.

Según datos de la consultora Focus Market, en diciembre pasado, el costo de una “canasta básica de alimentos de consumo masivo” aumentó 2,98%, menos que los datos difundidos por el Indec, pero cerró el año con una suba de 37,41% respecto de diciembre de 2019, mayor a la medición oficial de la inflación.

Pero el año terminó y ahora la preocupación es qué sucederá este 2021 con el rubro que hasta ahora no ha podido ser domado. Mientras se discute la posibilidad de desacoplar los precios internos a los de los mercados internacionales, la primera quincena de enero ya dejó una primera foto de cómo arrancó el año para el ítem que más pondera en el número final del índice de Costos de Vida.

“La primera quincena de enero arrancó más tranquila que diciembre. 

La inflación del último mes del año fue muy alta empujada principalmente por la aceleración de las carnes, pero que ya se frenó por lo que estamos viendo una inflación para enero más cerca de 3% que de 4%”, señaló Luciano Cohan de la consultora Seido.

“Lo que sí estamos notando es que está subiendo y lo hace mucho es frutas y verduras. Durante el 2020 fue uno de los rubros que más subió en todo el año y eso sigue sucediendo pero ya no estamos viendo a la inflación subiendo muy por arriba de los otros precios como pasó en diciembre”, agregó el economista.

Por su parte, Federico Furiase, director asociado de Eco Go, se mostró en la misma línea que Cohan y señaló que en el acumulado de dos semanas de enero en alimentos 2,8% eso incluye un arrastre de 0,6% de diciembre”.

El precio de la carne vacuna aumentó la primera semana de eneroEl precio de la carne vacuna aumentó la primera semana de enero

Para el especialista la primera semana de aumentos de precios de los alimentos estuvo impulsado “por el incremento de carne, básicamente vacuna, y la segunda semana lo que está pegando fuerte es pollo. Ahí está el desafío del gobierno con una inflación de alimentos que se acelera y con un 2020 que cuando se anualiza la inflación general del último trimestre estamos en un ritmo anualizado del 54 por ciento.

Respecto a este último punto, Furiase señaló que el 2020 dejó inflación “reprimida en términos de congelamiento tarifario, de paritarias muy contenidas por la recesión y muchos precios que estuvieron afuera mucho tiempo del año por la cuarentena. A esto se le sumó una velocidad de circulación del dinero que se desplomó en la cuarentena y, además, en diciembre estuvo el aumento estacional de la demanda de pesos. Cuando esto se empieza a desarmar junto con la circulación de dinero hay un alto riesgo que se potencie el traslado a precio sobre todo de la brecha cambiaria y si hay mucha restricción a las importaciones”.

La inflación de enero. Fuente: Seido AlphacastLa inflación de enero. Fuente: Seido Alphacast

A partir de esto es que el economista de EcoGo señaló que el problema a enfrentar por la administración nacional es que hoy la Argentina tiene un ritmo mensual de la inflación “que viaja al 4%, un ritmo del crolling peg –la fijación de arrastre es un régimen de tipo de cambio– del tipo de cambio oficial del 4% cuando la tasa de interés está al 3% y esto genera un problema si el crolling del tipo de cambio oficial acompaña inflación esto va retroalimentando el IPC para el período siguiente. Entonces eso el gobierno debería dar vuelta esa ecuación y subir la tasa de interés al 4% para anclar expectativa”.

Por su parte, la consultora Ecolatina publicó su IPC GBA que trepó 3,9% entre la primera quincena de enero y el mismo período de diciembre. “Esta dinámica se explicó por algunos alimentos –carne, frutas, comidas elaboradas– y por el incremento en combustibles, seguros y servicios vinculados al mantenimiento del hogar. Asimismo, durante la primera mitad del mes el IPC Núcleo se mantuvo por encima de 4%”, explica el informe.

Las frutas y verduras se incrementaron durante la primera quincena del añoLas frutas y verduras se incrementaron durante la primera quincena del año

En consecuencia, desde la consultora proyectan que la suba de precios se ubicará en torno del 3,5% en el primer mes del año. Esto implica una mínima desaceleración respecto a diciembre 2020, pero refleja que la suba de precios persiste en niveles muy elevados (50% anualizado).

Lorenzo Sigaut Gravina, director de Ecolatina, anticipó que “la inflación en 2021 cerraría en torno a 45%. Esto se corresponde con presiones cambiarias que reaparecerán en la previa electoral, aumentos tarifarios que serán impostergables al cierre del año y unas negociaciones paritarias que serán más dinámicas que el año pasado, en un contexto sanitario crítico pero que, a diferencia de 2020, no vendría acompañado de fuertes restricciones a la circulación/actividad”.

Total Page Visits: 178 - Today Page Visits: 2
Seguir leyendo

Economia

El Fondo Monetario advierte sobre los desafíos legales y los riesgos de las criptomonedas

Publicado

on

Por

Mientras la Unión Europea y China estudian la posibilidad de emitir dinero digital, el ente multilateral relevó la normativa de 174 Bancos Centrales. Halló una base endeble, varias limitaciones y un peligro clave: el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo

Mientras el bitcoin rompe récords de cotización y volatilidad, se debate su utilidad como “refugio de valor” y algunos economistas cuestionan si se trata realmente de dinero, el Banco Central Europeo y el Banco Popular de China evalúan la posibilidad de emitir sus propias criptomonedas, especie todavía inexistente pero a la que el FMI ya le puso nombre genérico: CBDC, siglas en inglés de “Moneda (o Dinero) Digital de Bancos Centrales”.

En un análisis reciente sobre la composición de las reservas internacionales de los bancos centrales, el Fondo llamó a las monedas de reserva (básicamente, el dólar y el euro, y algo menos la libra esterlina, el yen japonés y el yuan chino) “glaciares” de las finanzas globales, pero advirtió también que “así como en ocasiones el lento movimiento de los glaciares puede acelerarse de forma inesperada, la composición por monedas de las reservas tiene el potencial de experimentar una transformación repentina, inesperada y acelerada”, algo que vinculó a cuestiones geoestratégicas y comerciales, pero también a “la posible competencia de emisores privados, como es el caso de Diem, el sistema de pago de Facebook basado en cadenas de bloques”, esto es, la tecnología básica de “criptomonedas” como el bitcoin.

Algunos bancos centrales, sin embargo, no quieren quedar fuera de juego. El principal objetivo de las “criptomonedas” emitidas por los mismos sería, básicamente, aumentar la demanda de sus propias monedas, el euro y el yuan en los casos de la Unión Europea y China, por lo que el FMI avanzó en el estudio de la cuestión y en un flamante post en su blog resumió un estudio sobre cuestiones legales a tener en cuenta.

Moneda = Crédito = Deuda

“Cualquier emisión de moneda es una forma de deuda de los bancos centrales, por lo que debe tener una base sólida para evitar riesgos legales, financieros y reputacionales” a la institución emisora, dice el Fondo. Al respecto, un primer relevamiento arrojó que, al menos por ahora, esas bases son limitadas. Un estudio sobre las leyes de 174 Bancos Centrales de países miembros de la entidad multilateral arrojó que sólo 40 de ellos estarían autorizados, según sus propias normas, a emitir criptomonedas, mientras que en los 134 casos restantes esa posibilidad está vedada o es de dudosa base legal. Se trata, dice el paper, de asegurar que una innovación potencialmente significativa pero “contenciosa”, esté en línea con el mandato del respectivo Banco Central, para evitar desafíos legales y políticos.

Cualquier emisión de moneda es una forma de deuda de los bancos centrales, por lo que debe tener una base sólida para evitar riesgos legales, financieros y reputacionales” a la institución emisora

Para ser considerado legalmente dinero, un medio de pago debe ser así reconocido por las leyes del país y estar denominado en su unidad oficial. Típicamente una moneda debe tener curso legal, algo que normalmente se confiere a medios de pago de fácil entrega, recepción y uso por la mayoría de la población. Por eso los billetes y monedas son la forma más común. El uso de monedas digitales, señala el estudio, implica una infraestructura digital (latptops, smartphones, conectividad) que los gobiernos no pueden imponer a la población y representa un primer desafío, aunque el documento también reconoce que ciertos medios de pago de uso en economías avanzadas (como papeles comerciales) no son de curso legal.

Ilustración fotográfica de la criptomoneda Bitcoin. 13 marzo 2020. REUTERS/Dado RuvicIlustración fotográfica de la criptomoneda Bitcoin. 13 marzo 2020. REUTERS/Dado Ruvic

Cuentas o tokens, mayoristas o minoristas

Otra cuestión a dilucidar, dice el Fondo, es si las criptomonedas públicas se basarían en “cuentas”, como han funcionados los Bancos Centrales y los sistemas monetarios nacionales en los últimos siglos, o en “tokens”, piezas de información no conectadas a cuentas que los bancos comerciales registran en el Banco Central. Esta última posibilidad, dice el Fondo, significaría meterse en “aguas inexploradas”. Los “tokens” digitales, subraya, tienen una historia muy corta, un status legal poco claro y si bien algunos Bancos Centrales estarían en principio autorizados a emitir “cualquier tipo de moneda (dinero)”, una amplia mayoría, 61%, solo están legalmente autorizados a emitir billetes y monedas.

El uso minorista de dinero digital público sería un “cambio tectónico”. Según la normativa actual, sólo 10 de los 174 bancos centrales relevados por el FMI lo permitiría

Otra cuestión es si las criptomonedas públicas se limitarían al uso “mayorista”, por parte de bancos y entidades financieras, o serian accesibles al público general y de uso en el comercio minorista. La primera posibilidad sería menos riesgosa, pues las entidades bancarias son los “clientes” tradicionales de sus respectivos bancos centrales. El uso minorista sería en cambio un “cambio tectónico”. A tal punto, precisa el FMI, que la normativa de sólo 10 de los 174 bancos centrales relevados lo permitiría.

Amén de las normativas bancarias y monetarias sobre el dinero digital público (esto es, emitido por los bancos centrales), concluye el documento, obligaría a resolver otras cuestiones relativas al área impositiva, el régimen de propiedad, contratos, quiebras y liquidaciones, privacidad y protección de datos. Pero el desafío fundamental, dice el FMI, sería cómo prevenir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

Total Page Visits: 178 - Today Page Visits: 2
Seguir leyendo

Economia

Este sábado vuelven a aumentar los combustibles: es el segundo ajuste en dos semanas

Publicado

on

Por

Las petroleras trasladarán una actualización impositiva. Se baraja un mínimo de 2%. La suba acumulada desde agosto trepará a alrededor del 32%.

Los precios de los combustibles aumentarán otra vez desde la hora 0 del sábado. Todo indica que habrá una suba mínima del 2%.

La causa del incremento es por una actualización de los impuestos que pagan los combustibles, que correrá desde el viernes. La misma se trasladaría en un 1,4% en el caso del gasoil y 2% para las naftas.

Los combustibles aumentaron el martes 5 de enero por un incremento en el componente de biocombustibles, que están forzados a utilizar.

El ajuste de estos días será para trasladar un incremento en los impuestos. Y las petroleras también analizaban algún porcentaje adicional para recomponer sus márgenes. La idea original del 2%, por el componente impositivo, era estudiada el jueves y podría llegar a 2,5% ó 3%, para agregar algo de recomposición de margen.

Como los combustibles ya subieron un 3% el martes de la semana pasada, si se le adicionan estos nuevos impuestos, terminarán con un ajuste acumulado cercano al 5% en menos de dos semanas.

Todo indica que el precio del combustible de nafta súper superará los $ 70 en Buenos Aires, lo que implica una suba del 32% con respecto a agosto.

En diciembre, el Gobierno decidió un aumento en los impuestos que pagan los combustibles. Se aplicó una suba del 5,4% desde el 15 de diciembre y ahora viene otra del 7,7% desde el 15 de enero. Esta sería la séptima suba desde agosto.

El incremento impositivo del 15 de diciembre se pasó a los surtidores, junto con una actualización de márgenes del negocio. En esa ocasión, el aumento fue de 4,5% promedio y 5,5% en la ciudad de Buenos Aires.

La suba  de la semana pasada, según petroleras consultadas, solo responde el mayor precio que tienen que pagar las petroleras por los biocombustibles que utilizan. El incremento impositivo no está cubierto, según aclararon la semana pasada. Por esa razón, frente a la actualización de esos tributos, viene este incremento.

Para evitar la suba de impuestos, el Gobierno debía realizar alguna modificación a la resolución ya publicada. Esa posibilidad no estuvo en los planes del Poder Ejecutivo, según la secretaría de Energía.

Hasta ahora, cada vez que subieron los impuestos, las petroleras terminaron trasladándolo a los precios. En las compañías no quisieron confirmar este aumento, pero entre estaciones lo daban casi por hecho. Y otras fuentes de la industria lo confirmaron. “No hay posibilidad de poder evitar un aumento de costos sin trasladarlo”. defienden.

“Los precios ya están retrasados más del 11%” dicen las compañías para justificar que no hay margen para no realizar un aumento. Es más, también definen si habrá una recomposición adiciona

De aplicarse esta suba, los importes de los combustibles habrán crecido un 10% entre mediados de diciembre y mediados de enero. Clarín adelantó este aumento en su edición del 6 de enero.

Nafta y gasoil pagan impuestos a los combustibles líquidos (ICL) y al dióxido de carbono (IDC). La actualización de esos tributos es trimestral. Los montos de Ios impuestos (ICL e IDC) se revisan en cada trimestre, sobre la base de las variaciones del Índice de Precios al Consumidor (IPC), del INDEC.

A través de un decreto, por la pandemia, el Poder Ejecutivo postergó la aplicación de los incrementos que debió realizar por el primer trimestre y el segundo trimestre. Lo hizo en octubre.

En octubre, se concretó el incremento en estos impuestos. El Poder Ejecutivo le pidió a YPF que no los trasladara de forma inmediata. Lo hizo a comienzos de mes. Pero, a mediados de mes, cuando el aumento se hizo efectivo, la petrolera estatal terminó aumentando. Lo mismo hicieron sus competidores.

Total Page Visits: 178 - Today Page Visits: 2
Seguir leyendo

ADT

Las mas vistas

Copyright © 2018 Malvinas Rock 90.7 Mhz | Todos los Derechos Reservados