Connect with us

Policiales

Aberrante femicidio: una embarazada de 4 meses fue asesinada a golpes y detuvieron a su novio boxeador

Publicado

on

Ocurrió en 9 de Julio, provincia de Buenos Aires. Micaela Zalazar, la víctima, era madre de dos chicos. Ya había denunciado a su pareja en dos ocasiones por violencia de género

En la madrugada de hoy, un brutal femicidio sacudió a la pequeña ciudad bonaerense de 9 de Julio, en el centro de la provincia. Micaela Sabrina Zalazar, de 28 años, fue ingresada al hospital de la zona todavía con vida, trasladada desde su domicilio. El diagnóstico a simple vista incluía una hemorragia abdominal, el bazo sanguíneo roto. Micaela cursaba un embarazo de 4 meses: los médicos determinaron que perdió a ese bebé. En el domicilio, según fuentes policiales, encontraron a quien era su pareja, Renzo Pancera.

Micaela fue alojada en la sala de terapia intensiva con riesgo de vida evidente. Allí, en horas de esta madrugada, Micaela murió. Los policías de la comisaría local iniciaron una causa por averiguación de ilícito cuando llegó al hospital, que llegó a la UFI N°6 de la jurisdicción de Mercedes con el fiscal Luis Carcagno.

Pancera, boxeador según fuentes locales, de 25 años, padre de una hija, fue detenido por la Policía Bonaerense. El delito que se le imputa: homicidio calificado y aborto en concurso real.

Los investigadores pudieron determinar que Micaela había denunciado a Pancera por violencia de género en febrero de octubre de 2019. Tenía dos hijos de parejas anteriores, que permanecen con sus padres.

Renzo Pancera, detenido por el femicidio de Micaela Zalazar.

Renzo Pancera, detenido por el femicidio de Micaela Zalazar.

La autopsia se espera para comienzos de esta mañana. También se secuestró el celular de la víctima, que será peritado. Lo que diga ese teléfono será clave. Pancera, mientras tanto, será indagado este martes.

Los crímenes violentos contra mujeres en la pandemia no se detienen. El cuerpo de Ludmila Pretti, una adolescente de 14 años oriunda del partido de Moreno que era buscada desde este domingo a la madrugada, fue encontrado este domingo por la noche en una casa de la localidad de Francisco Álvarez.

De acuerdo a las primeras informaciones sobre el hallazgo, el cadáver fue encontrado semidesnudo dentro de una bolsa y entre dos colchones, en una casa ubicada a cinco cuadras de la casa de la víctima, en la calle Diario La Nación al 4000, del barrio Villa Escobar, donde la joven había asistido a una fiesta con amigos este sábado.

El principal sospechoso del femicidio es un joven de 19 años identificado por la policía como Cristian Adrián Gerez, quien alquilaba la casa donde Ludmila fue encontrada muerta. Gerez fue encontrado poco después tras ser acorralado por la DDI de Moreno-General Rodríguez y la división Búsqueda de Prófugos y Personas Desaparecidas de la PFA: se había lanzado a un arroyo con el agua hasta el cuello.

Luego se rindió mientras rogaba que no lo maten.

El 28 de agosto en Comodoro Rivadavia, Yanina Montes fue asesinada de 86 puñaladas. Su pareja, Luis Eduardo Gómez, también fue arrestado.

Si sufrís o conocés a alguien que sufra violencia de género podés contactar a la línea 144 las 24 horas.

Total Page Visits: 13 - Today Page Visits: 1
Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Policiales

“Si se hacía pis, la dejaba toda la noche sin dormir en la ducha”: las bestiales torturas del hombre condenado a 31 años por matar a su hijastra

Publicado

on

Por

Marcos González fue hallado culpable del bestial crimen de Sofía Neira, ocurrido en la provincia de Río Negro. Para la Justicia, el padrastro aplicó torturas y vejámenes contra la nena de tres años. La mamá de la víctima ya había recibido una pena de 24 años luego de admitir los hechos. González, en cambio, sostiene que es inocente y va a apelar

Abusos sexuales reiterados, quemaduras de cigarrillo, duchas de agua helada, cortes en las plantas de los pies y hasta una oreja desprendida. Estas fueron algunas de las torturas sufridas por Sofía Neira, una nena de solo tres años de edad, que en cuestión de cuatro meses le costaron la vida en febrero de 2019. Los causantes del infierno: su mamá, una mujer identificada como Janet Neira (28), condenada a 24 años de prisión luego de admitir su culpabilidad y Marcos Nicolás González, el padrastro de la víctima, quien el miércoles recibió la pena de 31 años y seis meses de cárcel por el brutal crimen y que a diferencia de su pareja, sostiene que es inocente.

La sentencia contra el hombre fue emitida a través de videoconferencia por el tribunal de juicio de Río Negro, integrado por los jueces Laura Pérez, Oscar Gatti y Verónica Rodríguez. Según se desprende del fallo, dado a conocer por el Poder Judicial de la provincia, el padrastro de la nena de tres años ejerció “variados mecanismos de producción de las lesiones que presentaba la niña” y en ese sentido destacó “la distribución de esas lesiones prácticamente en todo su cuerpo y los actos vejatorios y humillantes que rodeaban a aquellos golpes”.

Sin embargo, la explicación judicial del brutal sometimiento ejercido por la pareja, y en especial por González, se queda corta.

Sofía fue víctima durante los meses que convivió con su padrastro de una serie de torturas, violencias y vejámenes pocas veces visto en casos de maltrato infantil en la historia penal argentina. En diálogo con Infobae, la fiscal del caso, Belén Calarco, se mostró conforme con la sentencia, aunque ella había pedido que el hombre fuera condenado a 39 años. “Creemos que el fallo está bien fundado, pese a algunas pequeñas diferencias, pero en líneas generales consideramos que está bien y mantuvo muchos de los fundamentos que expresó la Fiscalía durante el juicio de cesura”, dijo la funcionaria.

La imputación contra González es extensa, pero describe, al menos legalmente, la brutalidad del hombre en detrimento de la hija de su pareja. Vale la pena citarla completa: el hombre deberá pasar los próximos 31 años encerrado por los delitos de lesiones leves calificadas por violencia de género, reiteradas en un número indeterminado de veces; abuso sexual gravemente ultrajante, reiterado, doblemente calificado por el vínculo y por la convivencia preexistente; corrupción de menores agravada por la edad de la víctima y por ser el autor persona conviviente y guardador; desobediencia a una orden judicial y abandono de persona seguida de muerte.

Lo único que atenuó la pena -dice el fallo- es que el acusado no tenía antecedentes.

Los jueces también consideraron “como dato insoslayable” la edad de la víctima, a quien consideraron, “totalmente vulnerable y dependiente”. Además, destacaron el rol de poder que jugó el padrastro desde el momento en que llegó al hogar de Sofía. Para los jueces, el hombre se aprovechó del “marco de confianza generado hacia la madre para ejercer claro poder sobre los niños”, y generar un “total aislamiento del grupo familiar, evitando cualquier posibilidad de pedir auxilio y amedrentando a las personas que intentaron defender a la niña en las semanas previas a su muerte”.

Por eso consideró como agravante que la agresividad fue “sistemática” durante los meses de convivencia con la niña, y resaltó la “escalada de violencia” y el “sufrimiento sostenido” que produjo. “La vida -de la víctima- fue razonablemente normal hasta la aparición en su vida de González (en octubre de 2018), lo que implicó un cambio negativo y la instalación de conductas perversas en la vida de todos los integrantes del grupo familiar”, señalaron los magistrados.

Una de las audienciasUna de las audiencias

Sobre este punto la fiscal Calarco coincide en que el papel que tuvo el hombre durante los cuatro meses de convivencia fue determinante para la muerte de Sofía. Sin embargo, no se olvidó de la responsabilidad que le atañe a Neira, la mamá de la víctima, quien fue partícipe necesaria para que todo ocurriera. “No es que la mamá fuera víctima de su pareja. De hecho no se comprobó la violencia de género. Ella, en realidad, fue igualmente violenta, solo que es como si hubiese sido un poco menos mala que él”, graficó la fiscal.

Para ejemplificar sus dichos, la funcionaria recordó algunos de los bestiales episodios que dan cuenta de lo que se vivía adentro de la casa de Sofía, ubicada en la pequeña localidad de Lamarque. “Lo que le hacía González a la nena y a su hermana es casi indescriptible. Por ejemplo, cuando alguna se hacía pis, la dejaba mojada y parada toda la noche en el baño. Sin dormir. Imaginemos, si es posible, a una nena de tres años solo con su ropa interior en una ducha. Cuando él no estaba y las quería castigar, le decía a la mamá: ‘dejala sin dormir, que esa hija de puta no coma. La mamá lo hacía y cuando a veces el hombre no estaba, ella daba por finalizado el castigo”, relató la fiscal.

En un diálogo previo que mantuvo con este medio, cuando se conoció en junio la condena contra Neira, la fiscal Calarco dio cuenta del infierno sufrido por la nena. La hicieron pasar hambre, frío y la hicieron dormir parada. Le cortaron el pelo y en algunas partes la dejaron pelada. Pero ahora, en esta oportunidad, la funcionaria recordó que fueron muchas más las lesiones y los mecanismos de castigo contra la nena, aunque lo que más la sorprendió, es que ocurrieron entre octubre de 2018 y enero de 2019.

“Es impresionante el deterioro de la nena y en solo cuatro meses. Observamos fotos de antes de la llegada de González a la casa y Sofía era una nena hermosa, con una linda piel, con su pelo largo. Después fue brutal. Tenía agujeros en la cabeza, el pelo arrancado y lesiones por todo el cuerpo. Le pegaba con una manguera en la cara. Recuerdo otra vez cuando quisieron arrancarle la oreja. No una sino varias veces. Es algo que nunca vi”, describió con dureza.

La violencia intrínseca de González y su victimización en el juicio

La fiscal Calarco contó que a pesar de que se comprobó todo lo que le hicieron a la menor durante esos meses, el padrastro jamás admitió su culpabilidad. De hecho se mostró desafiante durante el debate y hasta llegó a decir que fue él la víctima de la justicia al acusarlo del crimen de Sofía.

“Se trata de una persona completamente llena de violencia. La lleva en su interior. Fue violento en el juicio, agredió a su propia familia cuando quisieron rescatar a la menor de los maltratos. Fue contra los vecinos, que escuchaban los gritos de la nena y su hermana y quisieron intervenir”, dijo.

Es como si González tuviese naturalizada la violencia, según explicó la funcionaria. Para el padrastro eran normales las situaciones de ese estilo. En ese sentido, Calarco recordó una frase expresada por González durante el juicio que quedó en su memoria. “Decía que a la hora de comer se comía y que era sagrado. Que si se tenía que pegar se pegaba para que se quedaran sentados todos. Era estricto. Claramente es una persona que tiene tergiversada la prioridad de las cosas“, relató.

No fue lo único, el aislamiento impuesto a todo el grupo familiar, profundizó la imposibilidad de que terceras personas o familiares pudieran acudir en ayuda de la niña. “Y además este hombre aconsejaba y no intervenía en la curación de las lesiones sufridas por la víctima luego de realizárselas, no la llevaba a un control médico”, señaló.

Los maltratos y tormentos a Sofía investigados en el expediente sobre su asesinato, según calcula la Justicia, ocurrieron entre octubre de 2018 y enero de 2019. Sin embargo, comenzaron mucho antes. La fiscal obtuvo como prueba una resolución de la jueza de paz de Lamarque dictada el 16 de octubre, en la que les había ordenado a ambos “la prohibición de realizar actos violentos o cualquier otra violación de los derechos de los niños y niñas”. Es decir, la justicia ya sabía que Sofía no estaba protegida.

“Con esto es lo único en lo que González admitió algo de culpabilidad. Dijo que ‘desobedeció a la jueza’ porque supuestamente le aplicó correctivos. Para él lo que le hizo fueron correctivos, aunque solo los cometía contra Sofía y contra su hermana. En cambio, con el hermanito se portaba muy bien. Lo adoraba pese a no ser su hijo. Solo maltrataba a las nenas”, agregó.

Otro dato aportado por la funcionaria sobre González es que se trata de una persona instruida, que tenía un empleo formal- trabajaba para una empresa de riego- que siempre fue consciente de lo que hizo. De hecho, así lo reseñaron los jueces en su fallo condenatorio. “Es un hombre que tiene las herramientas necesarias para valorar lo disvalioso de su conducta, presenta una personalidad agresiva y violenta y mantuvo una clara actitud de indiferencia ante los médicos que le informaron la gravedad irreversible que presentaba la niña cuando fue internada”, precisaron los jueces.

Los condenados por el crimenLos condenados por el crimen

Calarco, al respecto, fue más allá y recordó que González es un hombre que no consume ni drogas ni alcohol, lo cual habría explicado teóricamente alguna actitud violenta. “Es un hombre que lleva la violencia en la sangre. De hecho tiene una denuncia de su propia hermana por violento. Tiene prohibido acercarse a ella”, añadió.

Dos caminos distintos

Sofía murió el 1 de febrero de 2019. Fue ingresada a un hospital de la localidad de Lamarque por un fuerte dolor abdominal pero debido a la gravedad del cuadro, fue llevada inmediatamente al sanatorio Juan XXIII de la ciudad de General Roca, a más de 200 kilómetros, donde los médicos descubrieron que la menor padecía una severa peritonitis.

A partir de ahí y las observaciones de los especialistas, se dieron cuenta de que no era una simple enfermedad. Esa patología fue ocasionada por los golpes de Neira y González. Intervino la justicia en la investigación y casi dos años después del comienzo del horror de Sofía, sus padres deberán estar casi el resto de sus vidas en una cárcel.

La diferencia entre ambos es que la mujer acortó los tiempos, reconoció todo e hizo un arreglo con la justicia. De hecho su defensa desistió de avanzar porque la cantidad de pruebas era abrumadora. Cuando finalmente habló luego de aceptar el juicio abreviado y la responsabilidad, fue casi nada lo que dijo. Le preguntaron por qué reconocía lo que había hecho sin mayores objeciones y contestó: “Tengo que sanar”.

González, en cambio, negó su participación. Su estrategia judicial fue esperar al juicio oral y demostrar su inocencia. No lo consiguió y fue condenado a 31 años de cárcel. Su próximo paso será apelar ante el Tribunal de Impugnación, por lo que el fallo no está firme. Por ahora seguirá detenido en el Establecimiento de Ejecución Penal N° 1 de Viedma.

Total Page Visits: 13 - Today Page Visits: 1
Seguir leyendo

Policiales

Asfixiaron y arrojaron a un basural a un bebé con síndrome de Down

Publicado

on

Por

Un cartonero encontró su cuerpo en un basural de Añatuya, a tres horas de la capital de Santiago del Estero. Vivió cinco días, informaron fuentes policiales.

Un bebé de cinco días con síndrome de Down fue asfixiado y su cuerpo arrojado en un basural sobre la ruta 21 en Añatuya, Santiago del Estero, donde un cartonero lo encontró el martes de esta semana.

El terrible hallazgo se produjo entre las 7 y las 8 la mañana del martes en el predio ubicado a 5 kilómetros de Añatuya donde Dionisio, un hombre que buscaba plásticos para vender, comenzó a urgar entre las bolsas que acababa de descargar un camión de basura, informó el sitio El Liberal.

“Nunca me imaginé una situación así. Estoy muy angustiado”, expresó Dionisio tras encontrar “el cuerpito de un varoncito, ya grande, bien formado” adentro de un canasto cubierto con trapos y una bolsa de harina, que ya está en manos de los investigadores policiales.

“Estaba envuelto con ropa con sangre. Lo puse en una caja y lo aparté del lugar para que no lo coman los perros y llamé a la policía”, relató el hombre.

Por ahora la fiscal de turno, Florencia Garzón, pudo determinar que el camión que transportó el cuerpo del bebé pasó por los barrios Sportivo, Villa Abregú y Manzione, por lo que se cree que la madre del niño -y quizás también su padre y el resto de su familia- habiten en esa zona.

En la autopsia realizada al cuerpo se determinó que el niño vivió unos cinco días, que pesaba 2,150 kilos y que probablemente haya nacido prematuro. También se comprobó que murió por asfixia, y que el crimen fue premeditado ya que depositaron el cuerpo en un cesto y lo taparon.

De la investigación participan efectivos policiales de la División Criminalística, quienes señalaron que si Dionisio no hubiese encontrado el cuerpo probablemente los perros y otros animnales que andan por el basural se lo habrían comido, lo que dejaría impune el crimen.

Total Page Visits: 13 - Today Page Visits: 1
Seguir leyendo

Policiales

Hallaron un cadáver en medio de la calle en Villa Pueyrredón: lo arrojaron desde un auto y se fugaron

Publicado

on

Por

El hecho ocurrió a primera hora de la mañana en la esquina de las calles Ezeiza y Condarco. Aún no se identificó a la víctima, un hombre que habría recibido un disparo en el rostro

El barrio porteño de Villa Pueyrredón se vio conmocionado en las primeras horas de la mañana del miércoles por la aparición del cuerpo sin vida de un hombre en medio de la calle.

De acuerdo a las primeras averiguaciones de la Policía de la Ciudad, el cadáver fue arrojado desde un vehículo en movimiento que se dio a la fuga de manera inmediata. La víctima, un hombre, y el conductor del auto que trasladaba el cuerpo todavía no fueron identificados.

A primeras horas de la mañana, el personal de la Comisaría Vecinal 12B de la Policía de la Ciudad fue alertado sobre la aparición del cadáver en la esquina de las calles Condarco y Ezeiza, a unos pocos metros del cruce de la General Paz, en las inmediaciones del predio de Tecnópolis.

Según pudo saber Infobae de fuentes del caso, el cuerpo tendría una herida de bala junto a uno de sus pómulos.

Asimismo, este medio accedió a un video de una cámara de seguridad de la calle Condarco, donde se observa cómo un auto que circulaba por Ezeiza y dobla en la esquina detiene su circulación apenas toma Condarco.

Se trataría de un auto Renault Megane gris, cuya patente todavía no pudo ser identificada.

El lugar donde fue arrojado el cuerpo sin vida
El lugar donde fue arrojado el cuerpo sin vida

Después de detener su marcha junto a un contenedor de basura, se ve cómo se abre la puerta del acompañante del auto y al cabo de unos segundos aparece el cuerpo de la víctima, ya acostado sobre el suelo. El vehículo se marcha así del lugar sin que ninguno de los pasajeros baje. Por lo tanto, aún no se pudo determinar cuántas personas participaron en el hecho.

La causa quedó en manos de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Nº 54, a cargo de la doctora Laura Belloqui, quien solicitó la presencia de la Unidad Criminalística y la División Homicidios.

El hecho en Villa Pueyrredón recuerda otro episodio similar que ocurrió en el barrio de Colegiales hace poco más de un año, en junio de 2019.

María Lourdes A. tenía 32 años. Su cuerpo sin vida también apareció en plena calle

María Lourdes A. tenía 32 años. Su cuerpo sin vida también apareció en plena calle

En ese entonces, se encontró el cuerpo de una joven de 22 años envuelta en una frazada en la puerta de una casa de la calle Céspedes, entre Conesa y Zapiola.

Se trataba de María Lourdes, una joven de 32 años, que perdió la vida después de una descompensación producto del consumo de drogas. A raíz del hecho, su ex pareja, Raúl Antonio Devias, alias “El Gitano”, de 50 años, fue detenido: el cuerpo de Lourdes había aparecido en la vereda delante de la entrada de la casa del detenido. Según las investigaciones posteriores, se pudo corroborar que la victima estaba sometida por Devias desde hacía varias semanas en un claro contexto de violencia de género.

“Este no me deja salir ni al almacén”, le dijo la víctima a diversos vecinos del barrio de Colegiales pocos días antes de perder la vida.

Total Page Visits: 13 - Today Page Visits: 1
Seguir leyendo

ADT

Tendencias

Copyright © 2018 Malvinas Rock 90.7 Mhz | Todos los Derechos Reservados