Connect with us

Internacional

La OMS apoyó que las escuelas se mantengan abiertas y consideró que los confinamientos son una “pérdida de recursos”

Publicado

on

El director regional para Europa, Hans Kluge, se mostró a favor que los niños puedan seguir asistiendo a clases presenciales y señaló que aumentar las medidas de protección permite evitar las cuarentenas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) defendió este jueves la necesidad de mantener abiertas las escuelas durante la pandemia de coronavirus y consideró que pueden evitarse los confinamientos si se aumentan las medidas de protección.

“Debemos asegurar la enseñanza para nuestros hijos”, afirmó el director para Europa de la OMS, Hans Kluge, resaltando que los niños y adolescentes no son impulsores principales del contagio y que el cierre de las escuelas no es efectivo.

Sus declaraciones tienen lugar luego del anuncio de que la ciudad de Nueva York volverá a cerrar sus colegios ante el avance de la enfermedad de COVID-19.

Por otro lado, UNICEF, en un informe publicado el pasado miércoles, aseguró que “las escuelas no son el principal factor de transmisión en la comunidad” y que “los niños tienen más probabilidades de contraer el virus fuera del entorno escolar”, por lo que “los beneficios netos de mantener las escuelas abiertas superan los costos de cerrarlas”.

Asimismo, la agencia de la ONU alertó que la crisis del coronavirus amenaza con causar daños “irreversibles” a la educación, la nutrición y el bienestar de los niños, y advirtió sobre una posible “generación perdida”.

Jeenah Moon/Pool via REUTERS/ArchivoJeenah Moon/Pool via REUTERS/Archivo

Kluge señaló también que los confinamientos son “una pérdida de recursos” y que provocan muchos efectos secundarios, como daños a la salud mental o aumento de la violencia de género, y que si el uso de las mascarillas supera el 90% entre las personas, no serían necesarios.

Por otro lado, el director de emergencias de la OMS, Michael Ryan, aseguró que las vacunas no llegarán a tiempo para erradicar la segunda oleada del coronavirus, y urgió a seguir combatiendo la pandemia con medidas preventivas.

Para Ryan las vacunas no son “una solución mágica”, y los países deberán “subir la cuesta” por el momento sin ese arma.

Creo que deberemos esperar entre cuatro y seis meses hasta lograr un nivel significativo de vacunación”, explicó durante una sesión de divulgación en redes sociales.

Michael Ryan, director ejecutivo de la OMS. Christopher Black/WHO/Handout via REUTERS THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTYMichael Ryan, director ejecutivo de la OMS. Christopher Black/WHO/Handout via REUTERS THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY

Muchos países están atravesando esta oleada, y van a superarla, sin vacunas”, afirmó.

La compañía farmacéutica Pfizer indicó que los resultados definitivos de su vacuna experimental mostraban que era 95% efectiva, mientras que su competidora Moderna informó una tasa de efectividad del 94,5%. Rusia también aseguró que su Sputnik V es exitosa en un 92%.

Si añadimos las vacunas pero nos olvidamos del resto, el coronavirus no va a ser eliminado”, vaticinó Ryan, ex cirujano de trauma y epidemiólogo especializado en enfermedades infecciosas y salud pública.

En la misma línea, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, aseguró que la vacuna va a “completar las demás herramientas” que hay actualmente y “no a reemplazarlas”.

“Inicialmente las cantidades serán limitadas, y por consiguiente el personal sanitario, las personas de edad y las que tienen mayor riesgo tendrán la prioridad, y esperamos que ello reduzca el número de muertos y permita resistir a los sistemas de salud”, señaló el titular del organismo.

Total Page Visits: 29 - Today Page Visits: 1
Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Coronavirus

Un matemático que predijo la pandemia deslizó qué podría pasar si no se vuelve a la cuarentena

Publicado

on

Por

El investigador cree que puede que haya un mínimo de dos años conviviendo con el coronavirus y que la vacuna no será suficiente. Propuso un bloqueo de un año como único recurso.

Luthais McCash es un investigador de la Universidad de Leicester, Reino Unido, que se especializa en matemáticas aplicadas y modelado matemático. Con sus métodos, predijo la evolución de la pandemia del coronavirus y ahora, dice que sino se recurre a una nueva cuarentena dura, tendremos que convivir con el virus durante mucho.

El joven especializado en biología matemática, advirtió de que el abandono demasiado temprano de la primera cuarentena va a suponer como mínimo dos años de convivencia con el coronavirus.

“Mi opinión, y espero estar equivocado, es que esto nunca terminará a menos que optemos por una estrategia de supresión”, dijo McCash en declaraciones a Mirror. Y agregó: “Necesitamos detenerlo todo. Necesitamos un bloqueo de 12 meses. Entiendo que eso tendrá un efecto masivo en los ingresos de las personas, en la vida de las personas, pero eso es lo que se necesita”, afirmó.

“Es tiempo suficiente para reducir el movimiento sustancialmente lo suficiente como para permitir que el virus se suprima”, dijo.

En su opinión, la vacuna no será suficiente, porque será voluntaria y se necesitan cuatro quintas partes de la población vacunada para derrotar a la pandemia. Según encuestas realizadas en Reino Unido, un tercio de la población no se vacunará o no está seguro de hacerlo.

“Decir que la vacuna lo arreglará todo es poner todos los huevos en una sola cesta. No sabemos cómo son de efectivas ni cuántas personas se las pondrán”, aseguró.

“Creo que la gente debería distanciarse socialmente, usar tapabocas, estar atentos, trabajar juntos en el sentido en el que pienses: si estás en una tienda y no estás usando un barbijo, estás poniendo a todos en riesgo”, concluyó McCash.

Total Page Visits: 29 - Today Page Visits: 1
Seguir leyendo

Internacional

El avance de China en el control de la distribución eléctrica despierta las alarmas en Chile

Publicado

on

Por

El gigante asiático ya es el mayor inversor externo en el país andino y con su última adquisición controlará más de la mitad de las red que lleva la luz a los domicilios de todo el país

Con la adquisición de CGE, la principal operadora eléctrica de Chile, el régimen chino pasará a controlar desde Beijing más de la mitad de la distribución eléctrica del país, lo que ha despertado preocupación en distintos sectores.

En abril de 2019, el primer mandatario chileno, Sebastián Piñera, visitó China justo días después de liderar un evento de repudio contra Nicolás Maduro en la frontera de Venezuela y Colombia, junto a su par colombiano, Iván Duque, y en presencia del propio Juan Guaidó. Tras esto, y mientras desarrollaba su gira por Asia, fue consultado sobre su opinión sobre China, país que posee un régimen comunista. Al respecto, Piñera respondió: “Llevamos 50 años de relaciones diplomáticas con China. Cada uno tiene el sistema político que quiera darse. Lo que importa en este caso es que entre China y Chile estamos buscando, con pragmatismo, caminos, colaboración que beneficia a ambos pueblos”, dijo.

En los medios chilenos, y desde varios sectores, la respuesta del Presidente fue considerada una contradicción. Sin embargo, el mismo mandatario defendió su opinión. “Chile tiene relaciones no solamente diplomáticas, sino que, de amistad con todos los países del mundo, y las tenemos con Estados Unidos, las tenemos con Europa y también las tenemos con China”, remarcó.

En ese momento, Piñera sostuvo que aquella reunión “con las principales autoridades públicas del Gobierno Chino, y con los principales empresarios e innovadores chinos, es algo que le hace bien a mi país, que les hace bien a los chilenos, y por eso estamos aquí”.

En la misma oportunidad, Sebastián Piñera quien viajó acompañado por diversos empresarios e incluso junto a sus hijos algo por lo cual fue duramente cuestionado en Chile, también mantuvo una reunión con su par chino, Xi Jinping. Con él, firmó un acuerdo con una hoja de ruta estratégica para 2019-2022, en el que se incluye el trabajo en 14 iniciativas en materias como economía y comercio, transporte, política, ciencia y tecnología, innovación, agricultura y telecomunicaciones. Además, suscribió un acuerdo sobre defensa comercial y un protocolo para la exportación de peras desde Chile a China.

Lo anterior sirve para poner en contexto, la auspiciosa relación que el país andino mantiene con el régimen Chino. Desde la perspectiva comercial, esto ha quedado en evidencia especialmente en los últimos dos años, en los que China se ha transformado en uno de los mayores socios inversores extranjeros. Un logro para la administración Piñera, que confirma una oficina dependiente del Gobierno chileno instalada a cargo promover las relaciones comerciales con el país asiático: China Desk Invest Chile. Lo confirmó al diario La Tercera Alicia Zhu, una ejecutiva de promoción de inversiones de la misma repartición. “A pesar de la pandemia se han incorporado cinco nuevos proyectos provenientes de China a nuestra cartera, sumando 27 iniciativas por US$ 4.470 millones al cierre del primer semestre de 2020”, detalló.

El presidente ejecutivo de Naturgy, Francisco Reynés. EFE/Javier Lizón/Archivo
El presidente ejecutivo de Naturgy, Francisco Reynés. EFE/Javier Lizón/Archivo

Lo último y uno de los anuncios más rimbombantes para la economía chilena es la venta de la más importante empresa distribuidora de electricidad CGE a la empresa estatal china State Grid International Development Limited (SGIDL). Con el acuerdo, China se posicionaría en un mercado considerado como estratégico en Chile, algo que ha despertado críticas desde diferentes sectores de la política. Así, el senador oficialista de Renovación Nacional (RN), Rodrigo Galilea, declaró que “es del todo desaconsejable que una empresa estatal, de cualquier país, sea dueña de empresas chilenas que son monopolios regulados por el Estado y cuando tu contraparte es una empresa que es de un Estado no cuesta nada que ese país envíe a su embajador a pedir mejores condiciones tarifarias”, declaró.

Con esta última incursión de SGIDL en Chile, en el rubro eléctrico, adquiere en total el 96% de la mayor distribuidora energética, y pasaría a controlar el 52% de la comercialización eléctrica nacional en el segmento de distribución en general y el 57% en el de distribución doméstica.

La estatal china ya se había apropiado estos últimos años de gran parte de las empresas de energía eléctrica en este país, en sus distintos segmentos: en generación con Pacific Hydro, en transmisión con Transelec y en distribución con Chilquinta, esta última adquirida a fines de 2019 por $2.000 millones de dólares.

Debido a esta agresiva monopolización de empresas del mismo rubro, la compra de CGE tendrá que atravesar la barrera de las reglas de la Fiscalía Nacional Económica y el Tribunal de la Libre Competencia. Pero las autoridades chilenas confían en lograr cerrar definitivamente la compra a febrero de 2021.

El ministro de Energía del Gobierno de Piñera, Juan Carlos Jobet, frente a esta compra señaló: “es una clara y nueva señal de que los inversionistas están mirando con buenos ojos las modernizaciones del sector energía y que confían en la institucionalidad y las reglas del juego de nuestro país”.

Y parece una postura generalizada. El canciller Andrés Allamand, respondió a los críticos de la avanzada comercial China en Chile advirtiendo que es algo natural propio de las buenas relaciones que se mantienen con los asiáticos desde hace 50 años. “Chile tiene políticas de Estado de largo plazo donde siempre hemos reafirmado nuestro compromiso con una economía abierta y no discriminatoria. Hay países que efectivamente limitan la inversión extranjera en ciertas áreas. En todo caso, prestamos atención a las regulaciones y razones que adoptan otros países en la materia. (…) “En el caso concreto de esa inversión (Eléctrica) hay que considerar que es un sector muy regulado, donde cada compañía opera solo en su área de concesión. El Estado fija las tarifas y vigila muy celosamente que se cumplan todas las normativas”, declaró.

Por su parte, el ministro de Economía, Lucas Palacios, hace un llamado a confiar en las “sólidas” instituciones encargadas de regular los mercados de su país. “Chile tiene una legislación e instituciones sumamente robustas, con reglas que rigen tanto para las empresas locales como para las foráneas. Este marco jurídico cautela el buen desarrollo de las distintas actividades económicas, las cuales están sujetas a nuestras regulaciones en defensa de los intereses de nuestro país”, sostiene Lucas Palacios, advirtió.

El senador Galilea menciona en su advertencia, que Australia se ha enfrentado a China por asuntos comerciales, que el Reino Unido decidió no incluir a Huawei en el despliegue de su red 5G, decisión que también evalúa Brasil uno de los principales países de destino de inversión asiática, y que Estados Unidos limitó la expansión de Tik Tok en su territorio, entre otros.

Un mecanismo para restringir el acceso de capitales o estados extranjeros en ciertas actividades existen en varios países como Estados Unidos, Australia y Nueva Zelandia, pero no en Chile, por ser conceptualmente una economía abierta. Sin embargo, ha trascendido que algunos personeros de gobierno admiten que Chile lo estaría estudiando, para implementar así algún tipo de filtro específico para futuras operaciones comerciales, especialmente las que se dirigen a controlar las denominadas empresas estratégicas, como lo es la distribución de la electricidad.

Total Page Visits: 29 - Today Page Visits: 1
Seguir leyendo

Internacional

Xi Jinping les prohibió a los médicos de Wuhan hablar sobre el inicio del coronavirus: la ley que contempla penas de muerte

Publicado

on

Por

El régimen chino ordenó total hermetismo en torno a lo que ocurrió en los primeros días del brote de COVID-19 en aquella ciudad. Los profesionales de la salud podrían enfrentar cargos por espionaje. El fantasma de Li Wenliang

Xi Jinping pretende -una vez más- amordazar a los médicos que estuvieron en los inicios del brote de coronavirus en Wuhan, hacia finales de 2019. No quiere que colaboren con la misión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que intentará determinar cómo fue que nació el Sars-CoV-2. Es por eso que les prohibió a los profesionales de la salud que informen sobre el manejo primario que las autoridades sanitarias ordenaron en torno al nuevo virus que derivó en la muerte de -hasta el momento- 1.434.509 víctimas en todo el mundo.

De acuerdo la agencia japonesa Kyodo, “las autoridades de China emitieron una orden de mordaza sobre el virus a los médicos en Wuhan”. Es decir tendrán prohibido, como en un inicio, hablar sobre qué fue lo que vieron y qué los obligaron a callar cuando el brote ya estaba fuera de control. La medida recuerda el drama atravesado por Li Wenliang, aquel médico que fuera silenciado por el aparato del régimen de Beijing por haber alertado -en diciembre pasado- a otros colegas sobre un nuevo virus que estaba llevándose las vidas de decenas de pacientes en el Hospital Central de Wuhan, la ciudad donde se cree que nació el Sars-CoV-2.

De acuerdo a la agencia japonesa, “las autoridades chinas advirtieron a los médicos que respondieron al nuevo coronavirus en la etapa inicial del brote en Wuhan, que podrían ser castigados por espionaje si revelaban lo que sucedió durante el períodoTambién se instó a los trabajadores médicos de la ciudad del centro de China, a no hablar en absoluto sobre la situación en ese momento, dijeron las fuentes bajo condición de anonimato”.

Tales movimientos subrayan cómo el liderazgo del presidente chino Xi Jinping, que ha sido objeto de críticas internacionales por permitir que el virus se propague al mundo debido a la demora en su respuesta inicial, trató de encubrir el brote en Wuhan. El gobierno chino liderado por los comunistas puede estar intentando evitar una investigación externa sobre los orígenes del virus, lo que genera preocupación de que se entorpezca el esclarecimiento de cómo ocurrió la pandemia”, indicó el reconocido medio nipón.

Li Wenliang usa un respirador, después del brote de coronavirus, en Wuhan, China. El médico murió seis días después de descubrir que tenía COVID-19. Fue uno de los profesionales de la salud censurados por el régimen (Reuters)Li Wenliang usa un respirador, después del brote de coronavirus, en Wuhan, China. El médico murió seis días después de descubrir que tenía COVID-19. Fue uno de los profesionales de la salud censurados por el régimen (Reuters)

El fantasma de Li Wenliang sobrevuela en Wuhan como símbolo de la opresión y falta de libertades con las que presiona el régimen, luego de que éste finalmente se contagiara de coronavirus y muriera a los pocos días. Al conocerse la historia sobre su silenciamiento, la furia se hizo sentir por unas horas en las redes sociales chinas. Pero esa ira también fue silenciada por Beijing. Nadie podía hablar en China de un síndrome respiratorio agudo que dañara la imagen de la nación. Al parecer, Xi Jinping pretende lo mismo ante cualquier avance investigativo.

Un médico en Wuhan dijo que las autoridades de salud le dijeron que sería castigado por la ley si revelaba su experiencia, y si se le acusaba de espionaje, se le podría imponer la pena de muerte. Las instituciones académicas de la ciudad intentaron mantener registros del virus y el tratamiento de la infección, pero las autoridades obligaron a cancelar el plan”, agregó Kyodo.

El plan del régimen

Desde hace algunos meses, el régimen chino lanzó un plan: quiere borrar a Wuhan como epicentro del coronavirus. Para ello comenzó a señalar a otros países como posibles emisores del virus. Desde el primer brote de una extraña neumonía causada por un coronavirus similar al SARS, las autoridades de Wuhan ocultaron al mundo lo que ocurría. Afirmaban que los contagios estaban bajo control y no había nada que temer. Sin embargo, los contagios y las muertes comenzaron a aumentar, hasta que finalmente Beijing tuvo que reconocer la gravedad del asunto: tarde, el Sars-CoV-2 ya se había expandido por todo el mundo.

La hipótesis que pretenderá imponer el régimen es clara: el virus fue importado a su país desde algún otro punto del planeta. Pero, ¿cómo pudo ocurrir eso? La cronología es simple y comenzó a gestarse desde hace unos meses. Una pista: los productos congelados.

Febrero de 2020. Médicos de Wuhan atienden a pacientes enfermos de COVID-19 en una unidad de cuidados intensivos en un hospital de aquella ciudad originaria del coronavirus (Reuters)Febrero de 2020. Médicos de Wuhan atienden a pacientes enfermos de COVID-19 en una unidad de cuidados intensivos en un hospital de aquella ciudad originaria del coronavirus (Reuters)

El 15 de junio pasado, una noticia recorría el mundo. Las autoridades sanitarias del país recomendaban no comer salmón importado luego de que supuestamente detectaran una cepa de coronavirus en uno de los envíos. En aquella oportunidad se lo vinculó con un rebrote que se inició en uno de sus mercados más grandes del mundo, el de Xinfadi, emplazado en la capital china. Los paquetes identificados provenían de DinamarcaNoruega. Australia y Chile.

Como consecuencia de esa orden, el salmón fue retirado de refrigeradores en supermercados y plataformas de entrega de alimentos en las principales ciudades chinas, y destacados expertos del régimen advirtieron a los ciudadanos que no consuman los mariscos ricos en omega-3. El boicot chino contra este pescado importado se produjo después de que el presidente de Xinfadi identificara la presencia inicial del virus en la tabla de cortar utilizada por un vendedor de salmón. La comunidad científica contradijo en aquel momento esa versión.

Otros casos divulgados por Beijing comenzaron a salir a la luz, pese a las aseveraciones científicas que lo contrariaban. El recorrido de los congelados permitió al régimen intentar algo inesperado: salvar la imagen de Wuhan. Por medio del órgano propagandístico Global Times, el PCC intenta instalar que pudieron ser productos congelados los que llevaron el virus a aquella ciudad capital de Hubei, contrariamente a lo que se creía. ¿Está Beijing intentando reescribir la historia? “La infección a través de la industria de la cadena de frío genera especulaciones sobre las fuentes del brote de Wuhan”, es el título que pudo leerse con fecha del miércoles 28 de octubre.

La nueva ruta de transmisión del virus provocó discusiones sobre el inexplicable brote de Wuhan. Algunos expertos dijeron que es posible que la fuente del virus en el mercado de productos del mar de Huanan de Wuhan también estuviera vinculada a la industria de la cadena de frío, aunque todavía no hay evidencia que apunte a eso. Otros creían que no era posible que la transmisión a través de alimentos congelados importados pudiera resultar en un número tan grande de infecciones en Wuhan”, planteó en aquella oportunidad Global Times.

En las últimas horas se conoció que además, el régimen prohibió a los médicos de Wuhan hablar con expertos internacionales sobre cómo se trataron los primeros casos en la ciudad núcleo. No hay registro de que haya hecho lo mismo con trabajadores de los mercados húmedos donde se habría originado el primero de los brotes.

Total Page Visits: 29 - Today Page Visits: 1
Seguir leyendo

ADT

Las mas vistas

Copyright © 2018 Malvinas Rock 90.7 Mhz | Todos los Derechos Reservados