Connect with us

Politica

Alberto Fernández y Jair Bolsonaro dialogarán para acercar posiciones tras 12 meses de frío diplomático

Publicado

on

El presidente argentino se comunicará telefónicamente con su par brasilero para hablar sobre las relaciones bilaterales y el rol de la Organización de Estados Americanos (OEA), entre otros puntos

Este primer contacto oficial se producirá tras casi un año de un frío trato diplomático sobre todo porque ambos gobiernos mantienen visiones opuestas sobre temas como el manejo de la pandemia de coronavirus, la crisis que afecta a Venezuela, el rol de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la importancia global del Acuerdo de París sobre cambio climático.

El encuentro remoto entre ambos mandatarios apunta a rendir tributo a la reunión histórica que mantuvieron Raúl Alfonsín y José Sarney hace 35 años en Foz de Iguazú, como paso previo a la creación del Mercosur. En esa época Alfonsín y Sarney decidieron encontrarse en la frontera de ambos países para avanzar con la creación de un foro regional que debería incluir también a Paraguay y Uruguay.

El canciller argentino Felipe Solá trabajó en silencio para diseñar este cónclave diplomático que era resistido a la vez por Alberto Fernández y Bolsonaro. Solá estuvo en contacto reservado con su colega brasileño Ernesto Araújo y durante semanas diagramaron una agenda protocolar para cumplir las pretensiones de la Casa Rosada y del Palacio de Planalto. También Daniel Scioli, embajador argentino en Brasil desde agosto, fue tejiendo redes para acercar a los dos mandatarios.

Será el primer diálogo oficial entre ambos mandatariosSerá el primer diálogo oficial entre ambos mandatarios

Fernández tiene profundas diferencias ideológicas con Bolsonaro. No comparte su mirada sobre la crisis en Venezuela, el papel institucional de la OEA, la elección de un presidente estadounidense en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la importancia del tratado de París sobre el Cambio Climático. El jefe de Estado argentino, además, jamás perdonará a Bolsonaro que su hijo, Eduardo haya agredido en Twitter a Estanislao Fernández.

Bolsonaro también tiene asimetrías ideológicas con Alberto Fernández. Considera que lidera un gobierno populista, que intenta mantener en el poder a Nicolás Maduro pese a la crisis social y política de Venezuela y que detenta una posición alejada de la realidad cuando defiende al multilateralismo y el tratado de París. Tuvieron también duros cruces sobre el manejo de la pandemia de COVID-19, ya que Brasil nunca apostó por el aislamiento preventivo o las cuarentenas y es una de las naciones con mayor cantidad de víctimas fatales. Además, durante la campaña presidencial en Argentina de 2019, Bolsonaro apoyó a Mauricio Macri y criticó duramente a la fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner. Y una vez que el Frente de Todos llegó a la Casa Rosada, el líder brasileño continuó con su postura crítica.

La derrota de Donald Trump frente a Joseph Biden en las elecciones en Estados Unidos facilitó este acercamiento. Porque para el presidente argentino un nuevo período geopolítico asoma en la región y el Mercosur, como bloque, puede jugar un papel preponderante. Alberto Fernández ya avanzó en esta etapa de relaciones exteriores con el sorpresivo almuerzo con su par de Uruguay, Luis Lacalle Pou, en la Estancia Anchorena, de la ciudad uruguaya de Colonia, el 19 de noviembre.

Ahora Fernández buscará un modo de convivencia diplomática con Bolsonaro. Su intención es relanzar el Mercosur,acelerar el acuerdo histórico con la Unión Europea y plantear a la futura administración de Biden que el plegamiento regional a la agenda de Trump ya es una instancia superada. Según su evaluación, si Biden apuesta al multilateralismo el Mercosur no debería quedar al margen.

Alberto Fernández comenzó a profundizar las relaciones exteriores con los países vecinosAlberto Fernández comenzó a profundizar las relaciones exteriores con los países vecinos

En 1985 cuando Alfonsín y Sarney sentaron las bases para el nacimiento del Mercosur estaban inmersos en un escenario de infinita desconfianza geopolítica. Pasaron 35 años y la relación bilateral sufrió vaivenes de importancia. Desde el Gobierno argentino ya hubo varios gestos para reactivar la actividad del bloque. Las exportaciones argentinas a Brasil cayeron 31,2% en la comparación interanual entre enero y agosto y por primera vez en tres décadas Brasil dejó de ser el principal socio comercial de Argentina y ese lugar lo ocupó China. Esas cifras activaron las alertas.

Viendo este sombrío panorama el 30 de septiembre pasado, mediante una conferencia virtual, el secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería argentina, Jorge Neme, y el actual embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, presentaron ante casi 300 empresarios y autoridades de Comercio Exterior de diferentes provincias de nuestro país el “Plan de Promoción Comercial Brasil 2020-2022”.

Neme hizo referencia allí a la necesidad imperiosa de “ganar un espacio en las góndolas brasileñas, en las industrias de bienes intermedios, en la venta de servicios calificados” y allí expuso que no solo se habló de exportar agroalimentos o automóviles sino también “partes de la industria, de bienes culturales, de la economía basada en el conocimiento, el software y el diseño”. En su exposición Neme destacó que se necesita superar “el déficit histórico con Brasil, incrementado en los últimos años, y que en los últimos 15 años lleva acumulados 52 mil millones de dólares”.

Scioli hizo en esa ocasión un resumen de sus gestiones ante autoridades y cámaras empresariales desde que asumió en su cargo como embajador, desde el que comanda también a los 10 consulados que existen en territorio brasileño. “No queremos comprarle menos a Brasil, queremos venderle más. Debemos poner esfuerzos en una complementación productiva en Argentina, sobre todo en el sector automotriz”.

El canciller argentino, Felipe Solá, llevó adelante gestiones para hacer posible el diálogo entre Alberto Fernández y Jair BolsonaroEl canciller argentino, Felipe Solá, llevó adelante gestiones para hacer posible el diálogo entre Alberto Fernández y Jair Bolsonaro

En ese encuentro, además, uno de los empresarios que participó, Diego Cifarelli, de la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM), mencionó que “si la política nos allana el camino podemos lograr una mejor performance y fortalecer nuestra presencia” en Brasil, al referirse al potencial de la PyMES con deseos de exportar.

Consultado por InfobaeCarlos Magariños, ex embajador argentino en Brasil entre 2016 y 2019 y actual CEO de CADE (la Cámara de Energía de nuestro país), marcó que desde que comenzó el proceso de integración hubo dos períodos bien diferenciados en la relación entre ambos países. “Los separaría en uno que se vivió entre 1985 y 2003 y otra desde esa fecha a la actualidad. En esa primera etapa se persiguieron políticas macroeconómicas comunes, se estuvo integrado al mundo y el balance comercial para Argentina fue favorable, con un superávit de 6 mil millones de dólares. La crisis devaluatoria de 1998 en Brasil y luego la de 2001 en Argentina cambiaron el escenario”, sostuvo.

“En el segundo ciclo el déficit comercial para Argentina es superior a los 50 mil millones de dólares porque desde lo económico se está siendo más cerrado, crecieron muy poco nuestras exportaciones, la oferta de bienes a Brasil está congelada, limitada a cinco o seis ítems como el automotriz, el agropecuario o la actividad de algunas PyMES. China le vendió muchísimo a los brasileños, el triple de lo que venía haciéndolo. Y eso impacta negativamente para nosotros”, según su análisis.

La diversificación en la oferta exportadora cumple un rol clave para Magariños. “Durante mi gestión se trabajó mucho con los empresarios de Brasil para hacer conocer a los productos argentinos. Porque allá se le vende a los empresarios, no al Estado. Recorrimos estado por estado y notamos que hay zonas poco exploradas para lo que se hace aquí, como Matto Grosso, Goiás o algunas zonas del Nordeste. Solamente se apunta a los que están pegados a la costa y ese es un error”, amplía.

Pablo Lavigne, economista de la consultora ABECEB, le dijo a Infobae que sería importante que se ratifique el acuerdo alcanzado con la Unión Europea durante la presidencia de Mauricio Macri porque “al ser Brasil la sexta o séptima economía más fuerte del mundo nos acercaría a otros mercados”. También remarcó que sería beneficioso quitar retenciones u otras trabas para exportar, reducir el déficit fiscal y la inflación para recuperar competitividad. Y que es urgente encontrar “un marco regulatorio, normas técnicas comunes” que permitan eliminar barreras para aumentar las exportaciones hacia el mayor socio del Mercosur.

Total Page Visits: 52 - Today Page Visits: 1

Politica

Diputados definirán cuándo comenzarán las sesiones extraordinarias y planean dejar los debates más conflictivos para el final

Publicado

on

Por

Este miércoles debería comenzar la primera sesión de un largo verano, pero todavía no se resolvió el nuevo protocolo. Cómo están los votos por la reforma a la Justicia y a la Procuración

Todo estaba cocinado para que este miércoles comenzarán las sesiones extraordinarias por primera vez en 2021. De hecho, se había establecido que el temario vaya de menor a mayor en cuanto a factibilidad de sanción de leyes a medida que avancen los días: las menos conflictivas primero, las más ásperas después. Sin embargo, mientas se cierra esta nota, aún no se definió el sistema de sesión mixto, por lo que el reglamento vigente impone el presentismo. Esto, en un país con la extensión de la Argentina, puede llegar a complicar las cosas para algunos diputados que se encuentran en sus respectivas provincias.

“Si no tienen los votos para el protocolo se deberá sesionar a partir del 27 de enero que, de hecho, es lo más probable”, sostiene una fuente legislativa que remarca que Labor Parlamentaria recién se reúne este lunes 18 y que quedan muy pocos días para que los legisladores puedan llegar si no se consigue la prórroga, porque “no es lo mismo viajar desde Córdoba o Santa Fe, que desde Jujuy”. En el Senado el panorama no es muy distinto: Cristina Kirchner, máxima autoridad de la Cámara, regresaría desde El Calafate el lunes próximo.

El largo listado de leyes a tratar fue presentado en la prórroga de sesiones ordinarias a través del Decreto 964/2020 e incluye veinticinco leyes entre las que se encuentran varias que fueron aprobadas –despenalización del aborto, ley de los mil días, movilidad jubilatoria, impuesto a las grandes fortunas, quita de coparticipación porteña–, y otras que cuentan con media sanción.

La intención del Ejecutivo apunta a que se comience a tratar proyectos que no generen demasiado roce con la oposición, para ganar tiempo de negociaciones en los temas que generarán controversias y que podrían frenarse, sobre todo en la Cámara de Diputados. Así es que el temario comienza con el Proyecto de Ley de Fortalecimiento de la Sostenibilidad de la Deuda Pública, algo que no tiene mayores contraindicaciones para la oposición.

Pero el plato fuerte estará servido cuando deban tratarse las dos leyes que reformarían el funcionamiento judicial nacional: Ley de Organización y Competencia de la Justicia Federal y la modificación de la Ley Orgánica del Ministerio Público. El primero de estos proyectos era un interés personal de Alberto Fernández y se convirtió en un interés personal de Cristina, al punto de sufrir modificaciones en el Senado hasta el extremo de crearse 1.200 cargos sobre la marcha. El segundo era un interés personal de Cristina y se convirtió en un interés personal de Alberto con tal de que pueda nombrar al actual juez federal Daniel Rafecas como Procurador General de la Nación.

En cuanto a la necesidad de las leyes, las opiniones son contrapuestas, como corresponde a la relación entre el oficialismo y la oposición. “Se supone que el gobierno necesita leyes, pero esto parece que fue más un acting que otra cosa”, sostiene una fuente de la oposición parlamentaria y justifica que “no hay ninguna ley que no pueda esperar a marzo”. En ese sentido, también un asesor del radicalismo sostuvo que “si nosotros vamos a tratar el fondo hipotecario, es lo mismo hoy que el dos de marzo”, al tiempo que ironizó con el blanqueo de inversiones inmuebles: “Puede que no funcione, puede que sea controversial, pero no veo a la gente haciendo cola para blanquear”.

Cristina Kirchner, presidenta del Senado (REUTERS)Cristina Kirchner, presidenta del Senado (REUTERS)

Voto a voto

En la Cámara de Diputados las cosas no se dan tan fluidas como en el Senado, donde el oficialismo tiene una mayoría prácticamente propia. En el recinto presidido por Sergio Massa, si bien el Frente de Todos cuenta con 119 diputados, esto no conforma la mitad más uno de los 257 escaños de la cámara. Descontado el voto en contra del bloque de Juntos por el Cambio, en la Rosada comenzaron a ajustar las negociaciones para que no se escapen los votos a favor.

En los últimos días se comenzó a especular con la posibilidad de que se pueda convencer a los tres diputados que responden a Roberto Lavagna, pero el propio ex ministro de Economía dijo estar en desacuerdo con las propuestas del Ejecutivo. Desde la Rosada contestaron con un movimiento de piezas que terminó con un alfil del ministro de Economía Martín Guzmán en el directorio del Banco Central. ¿Quién salió? Un lavagnista.

Lavagna tiene varios funcionarios todavía en el Gobierno, en un listado que finaliza con su propio hijo, Marco, al frente del Indec. Desde el Congreso sostienen que, ante la opinión pública, se pagaría más costo político al ceder a las pretensiones “de Cristina”. En un juego en el que tanto el oficialismo como la primera oposición ya tienen posiciones tomadas, es difícil la libertad de voto para los del medio y más en un año electoral en el que cada voto a favor de un proyecto del Gobierno será señalado por la oposición ante cada micrófono periodístico que se cruce.

En cuanto a quién debería encargarse de conseguir los votos, hay un viejo axioma parlamentario que establece que, cuando faltan pocos votos, los restantes los consigue el presidente de la Cámara. Sergio Massa debería juntar solo diez votos pero la tiene difícil en cuanto a la reforma judicial que tampoco cuenta con el visto bueno de la izquierda.

Quién pidió los temas

El temario es pedido por el Presidente y no se puede incorporar otro tema por fuera del listado, salvo que exista un nuevo decreto presidencial. Fernández había decretado a fines de noviembre la convocatoria a extraordinarias a partir de la primera semana de diciembre, pero luego se modificó el calendario: las sesiones ordinarias fueron prorrogadas hasta el 3 de enero y a partir del 4 del mismo mes comenzaron las reuniones de comisiones con el listado pedido por Casa Rosada.

Pero en un gobierno de coalición todo debe ser consensuado, así que el temario remitido por el Poder Ejecutivo fue pulido luego de conversaciones entre Alberto y Cristina Fernández, Sergio Massa y Máximo Kirchner, presidente del bloque oficialista en Diputados. Y si algo esperaban los gobernadores peronistas del interior, no será de la partida: la suspensión de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), no entró en consideración del Presidente.

Si hace unos meses se consultaba a las mismas fuentes respecto de la reforma judicial y la modificación al método de elección y remoción del jefe de los fiscales, las respuestas habrían sido totalmente distintas. El proyecto de unificación de fueros federales que salió del ministerio de Justicia dista años luz del que llega a Diputados con la media sanción del Senado. En cuanto a la reforma de la ley orgánica del Ministerio Público, el propio Daniel Rafecas le había pedido al Presidente que quería ser elegido con el sistema actual: dos tercios del Senado.

Hoy las cosas cambiaron y desde la Rosada afirman que, después de más de un año de mandato, “Alberto tiene que mostrar que algo hizo con la Justicia” y que ello llevó a que el Presidente ponga especial atención a que la reforma salga en cualquier estado. Las opciones son pocas: si no sale la reforma judicial se genera un alto costo al liderazgo del Presidente; y si sale se genera un alto costo político pero que confían en poder controlar a pesar de las modificaciones introducidas: “La última palabra está acá”, confía una fuente que transita a diario los despachos de Balcarce 50 y pone como ejemplo que “el impuesto a las grandes fortunas es ley y todavía está en veremos”.

Alberto FernándezAlberto Fernández

Desde la oposición, en cambio, juegan con la ansiedad del Gobierno: “tienen solo cien días para que salga”, sostuvo un asesor parlamentario curtido en plazos electorales que asegura que “más cerca de las elecciones, más lejos de que se diluya un impacto negativo”. A su vez, la oposición tiene en claro que la cuestión judicial “por más que nos disguste, no es un vector que afecte profundamente al voto”, remarca uno de los hombres de mayor experiencia legislativa y asegura que “son muy pocos los que están plantados de un lado o del otro, pero al resto de la gente la cuestión judicial hoy la tiene en el último lugar”.

Sin embargo, a nivel marketing, si la reforma judicial no llegara a salir, tampoco podría ser capitalizada por la oposición desde el marco electoral de captación de votos ya definidos, pero sí en cuanto a los votantes que están disconformes: “No conecta con las angustias de las personas y me la dejás servida en bandeja para que todos los días y en todos los canales cante la canción de que solo te interesa la impunidad judicial”, sostienen desde las filas opositoras.

Mientras tanto, hay un tema que, aunque nadie haya notado, comienza a preocupar a la cúpula del Frente de Todos: ¿Cómo se llevará a cabo la tradicionalmente multitudinaria Asamblea Legislativa del 1 de marzo en medio de una pandemia?

Total Page Visits: 52 - Today Page Visits: 1
Seguir leyendo

Politica

Scioli se reunió con Bolsonaro para buscar una solución al conflicto por el trigo: “La exportación a Brasil está garantizada”

Publicado

on

Por

El embajador aseguró que el presidente brasileño se comprometió a mantener el comercio con la Argentina

exportaciones de maíz tuvieran alguna relación con este hecho. “Son dos cosas que van por caminos separados. Además, lo del trigo ya viene de antes”, sostuvo.

Bolsonaro y Scioli, este mediodíaBolsonaro y Scioli, este mediodía

El embajador argentino cumplió 64 años hoy y por eso Bolsonaro le obsequió una botella de cachaza, la tradicional bebida brasileña, como regalo. Scioli había mantenido un diálogo el martes en Itamaraty, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, con Pedro Miguel da Costa, secretario de negociaciones bilaterales y Mercosur, para tratar el decreto de la discordia. Allí no había conseguido que se destrabara demasiado la situación.

Luego también se juntó con los dirigentes de ABITRIGO (Asociación Brasileña de la Industria del Trigo), la cámara empresarial que agrupa a los principales molinos de Brasil y que preside Rubens Barbosa. De allí sí se había llevado buenas sensaciones y compromisos de la compra del cereal argentino.

Scioli publicó un tuit en su cuenta donde manifestó su satisfacción por el resultado de su reunión con el jefe de Estado brasileño. “Agradezco al presidente @jairbolsonaro nuestro encuentro y el regalo en el día de mi cumpleaños. Me manifestó que vamos a seguir profundizando nuestra relación y me dio la tranquilidad que están garantizadas las exportaciones de todo el trigo argentino a Brasil”, escribió en Twitter.

El lunes pasado Scioli había expresado su preocupación por el Decreto 10.557 de Brasil en el que se habilitaba una cuota de importación mínima, de forma permanente, de 750 mil toneladas de trigo por fuera del Mercosur con un arancel de importación del 0%, un beneficio reservado a los países del bloque regional. Esto venía ocurriendo en la práctica desde 2019 por un compromiso que Bolsonaro había asumido ante el presidente estadounidense Donald Trump, pero de forma extraordinaria.

Las exportaciones de trigo a Brasil representan el 15% del total para Argentina, aunque en el último año decayó la participación argentina en cantidad de toneladas de 5,4 millones en 2019 a 4,3 millones en 2020. A Scioli le aseguraron que, por este decreto, Argentina no perderá terreno frente a otros competidores como Canadá o Estados Unidos.

Por otro lado, el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme, recibió hoy al nuevo embajador de Brasil en Buenos Aires, Reinaldo José de Almeida Salgado, con quien mantuvo una reunión en la que se abordaron temas de la agenda bilateral y del Mercosur.

Coincidieron en la relevancia que el Mercosur tiene para ambos países y la necesidad de aunar los esfuerzos para consolidar y profundizar el proceso de integración en un contexto regional e internacional complejo, producto de la crisis sanitaria por covid-19, que impactó en las economías de los dos países.

Ambos funcionarios, además, conversaron sobre la conmemoración de los 30 años del Mercosur que se cumplirán el 26 de marzo y analizaron los temas de la agenda prioritaria regional. También concordaron en avanzar en la profundización del bloque en el presente año 2021 durante las presidencias pro témpore del bloque regional que liderarán Argentina y Brasil en el primero y segundo semestre del año, respectivamente.

Total Page Visits: 52 - Today Page Visits: 1
Seguir leyendo

Politica

Vacunas contra el COVID-19: Alberto Fernández negociará con Moderna y espera que Pfizer acepte su última propuesta legal

Publicado

on

Por

Mientras tanto, la cartera de Salud regatea el precio final de la Sinopharm china. Además, en Balcarce 50 aguardan que la segunda dosis de la Sputnik V rusa llegue a Buenos Aires en una semana

Alberto Fernández iniciará esta semana una inesperada negociación con la empresa farmacéutica Moderna, que recibió de la Casa Blanca cerca de 1.000 millones de dólares para producir un antídoto eficaz contra el COVID-19. La vacuna de Moderna ya fue aprobada en los Estados Unidos, es efectiva en los grupos de riesgo de mayores de 60 años y su precio ronda los 35 dólares.

El Presidente lideró conversaciones con AstraZeneca, Pfizer, Sinopharm y el Fondo Ruso de inversión Directa, pero no estaba en su agenda abrir una negociación con la compañía Moderna. Sin embargo, el contacto institucional se produjo la semana pasada y ahora hay una posibilidad de cerrar la provisión de una vacuna eficaz que ya fue vendida a la Unión Europea, Japón, Canadá, Reino Unido e Israel.

Moderna compite a nivel global con Pfizer y observó que esta empresa asociada a BioNtech protagoniza una fuerte pulseada legal con la Casa Rosada que trabó la provisión de miles de vacunas, las cuales podrían haber llegado a principios de enero. En este contexto, Moderna se movió rápido y la audiencia con Alberto Fernández se dará esta semana en Balcarce 50.

“Yo quiero vacunas. Y me voy a sentar conversar con Moderna. Ya fue aprobada en Estados Unidos y tiene contratos con todo el mundo”, dijo el presidente en Olivos.

Alberto Fernández, la secretaria Carla Vizzoti y la asesora presidencial Cecilia Nicolini recibieron a dos asesores de Andrés Manuel López Obrador que lideran la lucha contra el COVID-19 en MéxicoAlberto Fernández, la secretaria Carla Vizzoti y la asesora presidencial Cecilia Nicolini recibieron a dos asesores de Andrés Manuel López Obrador que lideran la lucha contra el COVID-19 en México

Mientras aguarda que se confirme el día y la hora de su reunión con Modena, el jefe de Estado espera una respuesta del departamento jurídico de Pfizer. La secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra, remitió a Estados Unidos la última propuesta del Gobierno para lograr un equilibrio entre las necesidades de inmunidad que pretende Pfizer y los derechos soberanos de la Argentina.

Todavía no llegó la réplica de la compañía de los Estados Unidos, pero Alberto Fernández ya sospecha que no sólo se trata de un asunto jurídico. El Presidente recibió a dos altos funcionarios de la administración de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y la conclusión que quedó después del encuentro es que Pfizer está en dificultades para cumplir con sus contratos de provisión de vacunas.

En este contexto, se entiende la visita fugaz a Buenos Aires de Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de México, y Efraín Guadarrama Pérez, director general de Organismos y Mecanismos Regionales Americanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

López-Gatell Ramírez y Guadarrama Pérez le pidieron al Presidente un contacto con el Fondo Ruso de Inversión frente al virtual incumplimiento de contrato de Pfizer. Los asesores de AMLO revelaron a Alberto Fernández que tienen pocas vacunas de Pfizer -en relación al contrato vigente- y que necesitaban acercar posiciones con el Fondo Ruso para lograr una rápida provisión de la vacuna Sputnik V.

La vacuna rusa, embarcada en un avión de Aerolíneas Argentina rumbo a Buenos Aires (Presidencia)La vacuna rusa, embarcada en un avión de Aerolíneas Argentina rumbo a Buenos Aires (Presidencia)

El jefe de Estado tiene relación personal con López Obrador y puso a disposición a Cecilia Nicolini y Carla Vizzotti que protagonizaron las negociaciones con el Fondo Ruso para que llegaran las primeras 300.000 dosis de la Sputnik V. La asesora presidencial y la secretaria de Salud ya le abrieron la puerta del Fondo Ruso a los enviados mexicanos y la negociación ya se inició entre AMLO y Vladimir Putin.

-¿Cuándo llega la segunda dosis de la vacuna Sputnik V?-, le preguntaron anoche a Alberto Fernández.

El 15 de enero estarían llegando las 300.000 segundas dosis…-, contestó el Presidente.

-¿Y el resto prometido?

-Entre el 21 y el 31 de enero estarían llegando 4 millones de la primera dosis y un millón de la segunda. En febrero estarían entrando 6 millones de la primera dosis y 9 millones de la segunda. Y en marzo, otras diez millones de dosis. Ese es el cronograma que tenemos acordado con el Fondo Ruso.

Las 300.000 unidades de la segunda dosis de la Sputnik V serán transportadas por Aerolíneas Argentinas desde Moscú a Buenos Aires. Pero aún se desconoce el origen del resto de las vacunas prometidas por Alberto Fernández. Pueden provenir de Rusia, Corea del Sur o la India. Este dato todavía es una incógnita.

En tanto, las negociaciones emprendidas entre Ginés González García y la empresa Sinopharm aún continúan abiertas. La compañía china, que responde a las órdenes directas de Xi Jinping, propone un precio cercano a los 35 dólares por vacuna. Un número que el Ministerio de Salud aún regatea a la espera de una decisión política ejecutada por el presidente del gigante asiático.

Alberto Fernández asume que China pretende vender su vacuna por razones geopolíticas más que en términos de una disputa de market share en América Latina. Y por eso aguarda que Xi Jinping acepte cambiar cierto peso regional por un beneficio económico que siempre sería menor al softpower obtenido en un área de influencia que pertenece a los Estados Unidos.

Total Page Visits: 52 - Today Page Visits: 1
Seguir leyendo

ADT

Las mas vistas

Copyright © 2018 Malvinas Rock 90.7 Mhz | Todos los Derechos Reservados