Connect with us

Internacionales

Debate entre Joe Biden y Donald Trump, : seguí el primer cruce rumbo a las presidenciales en Estados Unidos

Joe Biden y Donald Trump se sacarán chispas esta noche ante millones de televidentes que seguirán el primer debate de la campaña para las elecciones del 5 de noviembre en Estados Unidos. A partir de las 22, hora argentina, el presidente intentará combatir la idea de que es demasiado viejo para el cargo y se mostrará como un defensor de la democracia en contraste con el “peligro” y el “caos” que representaría Trump, mientras que su rival republicano lo atacará por su salud, la economía, la inmigración y por el desempeño del país a nivel global.

La expectativa es enorme. Es la primera vez que ambos están en una misma sala desde el debate de 2020, en la última campaña electoral para la Casa Blanca que ganó Biden y cuyos resultados Trump siempre negó. Hasta ahora están prácticamente empatados en las encuestas y el choque podría inclinar la voluntad de los indecisos, un impacto clave en comicios tan ajustados. Cualquier paso en falso puede ser fatal o muy difícil de remontar.

Además, este cara a cara es histórico en muchos aspectos: por primera vez se enfrentaron un presidente y un ex presidente; también los dos contendientes son los de mayor edad (Biden tiene 81 y Trump 78) y nunca un debate ha sido tan temprano en el calendario, a cuatro meses de las elecciones, incluso antes de las convenciones partidarias. Por otra parte, no hay antecedentes de que uno de los candidatos haya sido declarado culpable penalmente y corra riesgo de ir a prisión.

Según se desprende de las declaraciones de los estrategas de ambas campañas, Biden buscará erigirse en un defensor de la democracia y de la estabilidad, para marcar el contraste con su rival, que tuvo una presidencia caótica y que aún desconoce el resultado de las elecciones pasadas y que atizó el asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021 por parte de sus simpatizantes.

Se estima que Biden haga énfasis en que el republicano es un criminal convicto por haber sido encontrado culpable el mes pasado de falsificar registros para ocultar pagos a una actriz porno durante su campaña de 2016. El 11 de julio el juez dictará sentencia que podría llegar hasta 4 años de prisión, aunque incluso desde la cárcel podría ser candidato.

La estrategia demócrata también será posicionar al magnate como el enemigo número uno de las mujeres y un desmembrador de derechos consagrados, por eso Biden insistirá en que Trump terminará prohibiendo el aborto, que ya ha sido limitado por la Corte, si gana otra vez la Casa Blanca.

Trump, en cambio, tratará de convencer a los votantes de que el país estaba mejor durante su presidencia que en los tiempos de Biden. Lo atacará con la inflación, que si bien en el mandato demócrata ha bajado desde el 9,5% anual post-pandemia a casi un 2% previsto este año, no es percibido por los estadounidenses como un logro del demócrata.

También lo atacará duro por la inmigración, que es una de las principales debilidades del presidente, según las encuestas, y dirá que es el culpable de la “invasión” de indocumentados desde la frontera sur. Y lo criticará por su rol en la guerra de Ucrania y Gaza, afirmando que con él en la Casa Blanca el mundo estaría más pacífico.

Pero, sobre todo, iintentará golpear sobre la salud física y mental de Biden, algo que a viene haciendo en sus discursos y en los días previos al debate. Dirá que está viejo (aunque él sea apenas 3 años menor) y que no está apto para otros cuatro años en la Casa Blanca. Es uno de los flancos más débiles del presidente ya que genera dudas hasta en los propios demócratas.

Biden estuvo recluido desde el fin de semana en la casa presidencial de descanso en Camp David, entrenando con 16 asesores y con su abogado Bob Bauer asumiendo el rol de Trump. El magnate no se preparó con tanta dedicación, pero es conocida su solvencia ante las cámaras. Alternó actos de campaña con algunas reuniones con asesores en su casa de Mar a Lago.

En una elección que por ahora asoma muy reñida, cualquier detalle o paso en falso en un debate puede definir la opinión de los indecisos, sobre todo en los estados clave que suelen definir los comicios. Biden buscará estar enérgico para mostrar fortaleza y liderazgo, mientras que Trump deberá mostrarse firme pero no demasiado agresivo para espantar al electorado moderado, que es fundamental para ganar las elecciones.

Está previsto un segundo debate el 10 de septiembre, dos meses antes de los comicios.

Mientras tanto, el candidato independiente Robert Kennedy, sobrino del ex presidente John Fitzgerald Kennedy, que quedó afuera de este debate por no alcanzar el mínimo porcentaje necesario en las encuestas, celebrará un acto el jueves en Los Ángeles (California), que será retransmitido en directo por la plataforma X.

Seguir leyendo

Copyright © 2018 Malvinas Rock 90.7 Mhz | Todos los Derechos Reservados