Connect with us

Politica

Denuncian que el radar inglés que el Gobierno suspendió ya está “activo” desde hace meses

Se conocieron las primeras imágenes del artefacto instalado a menos de 600 kilómetros de las Malvinas. “Es un escándalo”, dijo el senador que reveló el acuerdo.

La instalación de un radar en Tierra del Fuego encendió las alarmas de un posible conflicto geopolítico y derivó en la suspensión de un contrato que el propio Gobierno había aprobado y celebrado meses atrás. Ahora, el asunto suma otro capítulo tras la difusión de las primeras fotos del artefacto que estuvo en funcionamiento durante meses, en medio del secretismo oficial.

Otro dato que suma a la polémica: pese a que en primera instancia el foco estuvo puesto en la inversión de una empresa estadounidense en el sur del país, en las últimas horas se conoció que los capitales de Leolabs que conformaron la sede argentina de la empresa son británicos, según denunció un senador radical fueguino.

En marzo de este año, el embajador estadounidense Marc Stanley había destacado el acuerdo que le permitiría a Leolabs Space sumar un radar a su red que ya tiene instalaciones similares en Estados Unidos, Costa Rica, Portugal, Australia y Nueva Zelanda. Hasta ahí, sólo una operación comercial que la sede diplomática estadounidense y el Gobierno argentino celebraban.

Pero poco tardó el proyecto en generar resistencia, sobre todo por el secretismo en que se puso en marcha.

El radar instalado por la empresa estadounidense con capitales británicos.El radar instalado por la empresa estadounidense con capitales británicos.

Según el acta al que tuvo acceso Clarín, las empresas Leolabs Space Holdins Limited, constituida en Irlanda, y Leolabs Limited, con sede en Londres, ambas representadas legalmente por Pablo Renán Bilbao, crearon la sociedad de responsabilidad limitada Leolabs Argentina con la que el Gobierno firmó el acuerdo ocho meses después.

Además, en el directorio de la empresa figuran María Victoria Cerone, que es abogada, y Diego Alberto Mancini Loiácono, un productor de espectáculos musicales.

En poco tiempo y con una inversión millonaria, la multinacional de capitales británicos construyó el radar, que fue instalado en la estancia El Relincho, en Tolhuin, la tercera ciudad en importancia de Tierra del Fuego, ubicada en el centro de la isla.

Ese dato, que tomó estado público poco después del pedido de informes que presentó el senador fueguino de Juntos por el Cambio, Pablo Blanco, derivó en que el ministro de Defensa, Jorge Taiana, le solicitó a la Jefatura de Gabinete que suspenda el contrato.

El mapa de los radares de Leolabs en el mundo.El mapa de los radares de Leolabs en el mundo.

Fue el 15 de noviembre de 2022 que el Gobierno, a través del subsecretario de Telecomunicaciones y Conectividad, autorizó “con carácter precario” a Leolabs Argentina la puesta en funcionamiento de “una Estación Terrena en Banda S” que tendría como objetivo “rastrear y monitorear” desechos espaciales.

“Todos sabemos que encontrar desechos espaciales no es la única función que puede desempeñar un radar“, le dijo a Clarín Blanco, quien a su vez cuestionó el silencio del Gobierno fueguino y del gobernador Gustavo Melella.

El legislador radical advirtió que es inadmisible que el Gobierno haya aceptado un acuerdo como este con una empresa británica: “No se deben ceder facultades que pueden afectar severamente a nuestra soberanía a una empresa del mismo país que usurpa nuestras Malvinas”, insistió.

Además, destacó que se trata de “un tema importantísimo para la seguridad nacional en un área tan estratégica a nivel mundial y sensible para los intereses soberanos argentinos” y que debería haberse tratado en el Congreso.

El acta de constitución de Leolabs Argentina que confirma que los capitales son británicos.El acta de constitución de Leolabs Argentina que confirma que los capitales son británicos.

Pocos meses había demorado la sucursal argentina de la empresa británica en poner en marcha el radar, que al momento de la suspensión del contrato ya funcionaba a modo de prueba.

Leolabs solicitó al Gobierno argentino los permisos poco después de haber constituido la sociedad en el país y los consiguió ocho meses después, en noviembre.

El 29 de junio pasado, horas después de que Clarín anunciara la decisión del Gobierno de suspender el contrato, funcionarios de la Dirección de Asuntos Satelitales de la Subsecretaría de Telecomunicaciones y Conectividad realizaron una inspección al lugar donde se construyó el radar.

Las primeras fotos del radar instalado en Tierra del Fuego.Las primeras fotos del radar instalado en Tierra del Fuego.

En la recorrida por el lugar constataron que el radar ya estaba en funcionamiento, aunque en ese momento “en modo RF OFF”.

“Al momento de su apertura, el Radar se encontraba en modo RF OFF, y el resto de equipamiento asociado, en modo reposo. Desde la compañía, nos fue proporcionado un estado Online de reporte de actividad de los distintos radares de LEOLABS en el mundo, mostrando que el mismo se encuentra fuera de servicio no registrando actividad”, sostiene el texto, al que tuvo acceso Clarín, que da detalles de la inspección técnica realizada por dos funcionarios de la Dirección de Asuntos Satelitales de la Subsecretaría de Telecomunicaciones y Conectividad.

En la resolución con la que el Gobierno le permitió a Leolabs instalar el radar se precisaba que una vez “finalizadas las etapas de ensayos y calibración de los equipos”, la empresa debía “gestionar los registros correspondientes de homologación por parte del Ente Nacional de Comunicaciones”.

El gobierno suspendió el permiso de la empresa que invirtió cerca de un millón de dólares en instalar el radar.El gobierno suspendió el permiso de la empresa que invirtió cerca de un millón de dólares en instalar el radar.

“En mi opinión esto es un escándalo sin precedentes. Resulta que, bajo una autorización precaria, otorgada por la Subsecretaría de Comunicaciones y Conectividad en 2022 se instaló un radar que la misma Subsecretaría desautorizó hace una semana cuando hice un pedido de informes al respecto”, sentenció Blanco.

La decisión de esa subsecretaria generó ruido dentro del propio Gobierno Nacional. Fuentes oficiales explicaron a este diario que una vez que el ministro de Defensa Jorge Taiana tomó conocimiento de la existencia del proyecto de radar inglés, pidió que el expediente pasara por su dependencia.

En ese momento fue que se suspendió oficialmente el permiso hasta que Defensa y Cancillería opinen al respecto.

“Desde ya que eso nos parecía una perdida de soberanía”, resumieron al ser consultados sobre el hecho de permitir que un radar de capitales británicos fuese instalado en una zona geopolíticamente tan relevante como Tierra del Fuego, ubicada a menos de 600 kilómetros de las Islas Malvinas.

Clarín intentó contactar al Gobierno fueguino, pero no obtuvo respuestas.

“Inaceptable que al Gobierno se le pase semejante operación por las narices”

El diputado Federico Frigerio (Juntos por el Cambio) se mostró con “indignación” por la “laxitud” del Gobierno nacional en el episodio del radar. “Es inaceptable que se le pase semejante operación por las narices”, indicó el legislador nacional por Tierra del Fuego.

“Indignación es lo que sentimos cuando nos enteramos que al Gobierno Nacional y Provincial se les pasó por alto la instalación de una estación terrena satelital de una empresa de capitales británicos en Tierra del Fuego”, manifestó Frigerio, que apuntó también a la administración provincial que lidera Gustavo Melella.

Apuntó a la “laxitud de este Gobierno para manejar temas de soberanía” y aseguró que ya elevó un pedido de informe para investigar a “toda la cadena de responsables”.

“Es inaceptable que al Gobierno se le pase semejante operación por las narices”, concluyó Frigerio.

El informe técnico completo del radar

Seguir leyendo

Copyright © 2018 Malvinas Rock 90.7 Mhz | Todos los Derechos Reservados