Connect with us

Deportes

Los números mágicos de Lionel Messi tras consagrarse campeón del mundo: su notable incidencia en los resultados

El argentino, por decimoséptimo año consecutivo, superó la marca de 20 goles, con su arranque potente en el Inter Miami. ¿A cuánto está en la carrera con Cristiano Ronaldo por ser el máximo goleador de la historia?

Todo en apenas veintisiete días. Comparaciones de status deportivo al margen, los números no mienten: el tránsito de Lionel Messi por el Inter Miami parece estar destinado a hacer (o seguir haciendo) historia. Para sus 36 años, quizás, la MLS de Estados Unidos en general y la Leagues Cup norteamericana en particular, sea el ritmo de juego y lugar predilecto para unir su hambre por seguir compitiendo con la necesidad de disfrutar de su familia. El resto, está claro, lo produce su calidad mágica, la que parece reengendrarse a cada partido.

Le han dicho que es una pulga, un perro, una cabra; que parecía un fantasma y enseguida era un extraterrestre en una cancha de fútbol; que era el causal de todos los males de un país, y un rato más tarde de todas las alegrías de la patria; que no cantaba el Himno, que lo entonaba como ningún otro… quizás haya que entender, entonces, que Lionel Andrés Messi es una persona, primero, que tiene el don de jugar bastante bien a la pelota.

La transformación que ha producido en su nuevo equipo así lo demuestra. Porque el Inter Miami navega en el fondo de la tabla de la MLS (está último en la Conferencia Oeste), arrastraba diez partidos sin ganar hasta el inicio de la Leagues Cup y de repente se ha convertido en el gran candidato de la primera edición oficialmente aceptada por la Concacaf para el torneo que reúne a equipos de Estados Unidos, México y Canadá, y que da pasaje a la Champions de esa confederación.

El doblete del domingo ante el FC Dallas por los octavos de final fue el tercero consecutivo con el conjunto ‘rosa’, solo en el debut ante Cruz Azul ‘falló’. En ese rango, también podría alcanzar una marca de su carrera: solo dos veces pudo hacer una doppietta en cuatro encuentros seguidos. Ojo, esto no lo lograba desde mayo de 2015, hace más de ocho años, cuando todavía vestía la camiseta del Barcelona de España.

Hizo siete goles en cuatro encuentros (294 minutos en cancha), pero el dato alucinante es que consiguió superar la marca de 20 tantos en un mismo año por d​ecimoséptima vez en fila.

Otro punto importante es la implicancia en los resultados que ha tenido a lo largo de este 2023: ​sus 21 festejos ocho asistencias entre el cierre en el PSG, los tres partidos que jugó en la Selección Argentina y este arranque en el Inter Miami le dan un promedio de G/A cada 87 minutos. No pasa un encuentro entero antes que Messi ejecute algo que impacte en el marcador.

Messi festeja su golazo de tiro libre ante FC Dallas. Foto: ReutersMessi festeja su golazo de tiro libre ante FC Dallas. Foto: Reuters

​El show en el norte de Texas también le permitió a Messi convertir por primera vez con el marcador 3-4, que se sumó a una lista que encabeza, por lejos, el 0-0 con 207 oportunidades. Sí, la mayor cantidad de veces que el siete veces ganador del Balón de Oro anotó fue para abrir un partido. Justamente ese tiro libre sobre el final que se clavó en el ángulo fue el tanto número 64 por esa vía, con la particularidad que en este tramo en Estados Unidos ya igualó los hechos en el PSG (2).

Esta primera parte se cierra con el ranking de goleadores históricos de la joven franquicia de Florida: en apenas cuatro partidos y con sus siete goles, la Pulga quedó a un paso del podio​. Es liderado por el argentino Gonzalo Higuain con 29 (70 partidos jugados), seguido por el ecuatoriano Leonardo Campana con 16 (50) y el finlandés Robert Taylor con 8 (64).

Ahora vayamos a lo general​Lionel Andrés Messi es el segundo goleador de la historia del fútbol con 814 gritos por detrás de Cristiano Ronaldo (841), que este domingo también convirtió para el Al Nassr de Arabia Saudita a sus 38 años.

Lionel Messi saluda a Alan Velasco, que fue la figura de Dallas. Foto: ReutersLionel Messi saluda a Alan Velasco, que fue la figura de Dallas. Foto: Reuters

​A nivel clubes, los dos reyes de los últimos 20 años del planeta fútbol están separados por apenas siete tantos718 del crack portugués contra 711 del rosarino surgido del humilde Abanderado Grandoli.

Este camino recién comienza y, a la luz del nivel general, parece que habrá muchas más tardes y noches como la del domingo en Dallas.​

El tránsito de Lionel Messi por el Inter Miami parece estar destinado a hacer (o seguir haciendo) historia. Sí, y todo en apenas veintisiete días.

Seguir leyendo

ADT

Copyright © 2018 Malvinas Rock 90.7 Mhz | Todos los Derechos Reservados