Connect with us

Sociedad

Sin acuerdo salarial, sigue el acampe policial en Misiones y aumenta la tensión

El Gobierno provincial ofreció un 15% de aumento, lo cual fue rechazado.

Volvieron a quemar neumáticos, y hubo incidentes con las fuerzas federales.

El Gobierno de Misiones no logró destrabar este domingo el conflicto que llevó a los policías activos y retirados a acampar frente a la base de operaciones del Comando Radioeléctrico, en Posadas. El jefe de la fuerza había logrado un principio de acuerdo y se llegó a anunciar al filo del mediodía la firma de un acta acuerdo, pero imprevistamente la cúpula policial abandonó el lugar sin realizar anuncios. Anoche, los representantes de los policías seguían negociando en la Jefatura de Policía, mientras el número de manifestantes se multiplicaba pese a las bajas temperaturas.

El comité de crisis que integran el Gobierno provincial junto al Ministerio de Seguridad de la Nación, acordó realizar un operativo a primera hora de este domingo para impedir la llegada de más manifestantes al acampe.

Pasadas las 8.00, agentes de la Prefectura, Policía Federal, Gendarmería e Infantería de la Policía de Misiones desembarcaron en la zona con un operativo cerrojo. Hubo forcejeos, corridas y algunos golpes con los agentes que sólo portaban tonfas e intentaban impedir que un pequeño grupo de docentes y personal de salud se sumara al reclamo.

Quema de neumáticos frente al Comando policial en Posadas, este domingo 19 durante las protestas salariales. (AP Photo/Federico Gross)Quema de neumáticos frente al Comando policial en Posadas, este domingo 19 durante las protestas salariales. (AP Photo/Federico Gross)

Por varios minutos se sucedieron los incidentes y los neumáticos volvieron a arder en la intersección de las avenidas Uruguay y Trincheras de San José, a una cuadra del Comando. Allí, volvieron a sonar las sirenas de los casi 30 patrulleros que están atravesados sobre la avenida y calles aledañas. La tensión se incrementó y el jefe de la Policía de Misiones, el comisario general Sandro Martínez, que llegó junto a la plana mayor de la fuerza para encausar el diálogo, fue recibido con insultos.

Los policías activos y retirados llegaron hasta la sede del Comando Radioeléctrico el viernes a la madrugada, la misma sede policial que habían tomado en 2012, cuando s e acuartelaron en reclamo de mejoras salariales.

Desde el Gobierno descartaron cualquier posibilidad de diálogo con los manifestantes. Desde el Ministerio de Gobierno impulsaron denuncias por sedición, hurto de patrulleros, daños e interrupción de las comunicaciones del 911. El juez de Instrucción Ricardo Balor se reunió con los policías y les advirtió que ya había firmado una orden de desalojo y la restitución de los patrulleros y una autobomba.

La creación del Comité de Crisis generó mayor tensión con los agentes y ex agentes policiales y penitenciarios. La posibilidad de una posible represión por parte de las fuerzas federales comenzó a circular a última hora del sábado cuando se filtró una orden interna de la Prefectura convocando a todos sus hombres para las 5.45 del domingo.

El desembarco de las fuerzas federales, que intentaron armar un cordón y aislar a los manifestantes, alteró los ánimos por un tiempo. Cerca del mediodía, los representantes de los policías, los suboficiales mayores retirados Ramón Amarilla y Germán Palavecino, salieron de la reunión con Martínez y comunicaron el principio de acuerdo y el retorno de la Mesa Policial, que se encarga de negociar las recomposiciones salariales con el Gobierno.

Fuerzas federales intervienen en Misiones frente a las protestas salariales de policías y docentes. Foto: Blas MartinezFuerzas federales intervienen en Misiones frente a las protestas salariales de policías y docentes. Foto: Blas Martinez

“El Jefe (de Policía) se apersonó al Comando para certificar que el edificio no fue tomado. Es inexacto. Nunca se tomó. No queremos pelear ni que nadie salga lastimado, ni queremos exponer a mujeres y niños que vinieron hasta acá a apoyarnos. Queremos hacer esta negociación en paz”, dijo Palavecino.

El principio de acuerdo consistía en una amnistía para todo el personal activo, el levantamiento de las sanciones administrativas y traslados, el retorno de la Mesa Policial y una recomposición salarial.

Los delegados de las diferentes unidades regionales ingresaron al Comando para firmar el acta acuerdo, pero un rato más tarde otro de los referentes, Ramón Amarilla, advirtió que debían esperar porque algunos puntos del acuerdo los debía aprobar el gobernador Hugo Passalacqua.

A media tarde, los líderes de la protesta fueron convocados a la Jefatura de Policía para retomar el diálogo e intentar poner fin a la protesta. Para ese entonces el número de manifestantes en el acampe se había triplicado. Los fogones comenzaron a multiplicarse sobre la avenida Uruguay para mitigar el descenso de la temperatura. Otra fría noche esperaba a los policías y retirados que esperaban ansiosos los resultados de la nueva ronda de negociaciones.

Pérez reiteró que “existe una orden de un juez que debe ser cumplida, como toda orden judicial”, haciendo referencia a la entrega de los patrulleros y el levantamiento del corte de la avenida que dispuso el juez Balor.

“Bregamos por el entendimiento, la razonabilidad y la paz, sin quebrantar el orden público y con estricto apego a la ley”, cerró Pérez en un mensaje que se difundió anoche.

Seguir leyendo

Copyright © 2018 Malvinas Rock 90.7 Mhz | Todos los Derechos Reservados